UNAM, UAM y el IPN a favor de discutir aumento al salario mínimo

Cuando los ingresos de una persona no corresponden al valor de su trabajo y son insuficientes para educarse y poder progresar, la esperanza muere y surge la desesperación que alimenta la violencia y fractura el tejido social, advirtió este jueves el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers.

México tiene una deuda inaplazable e impostergable: hacer realidad el derecho constitucional de que cada individuo tenga un trabajo digno, socialmente útil y por el que reciba un salario suficiente para satisfacer las necesidades de su familia y de educación a sus hijos, agregó.

Y alertó que estudios de la Facultad de Economía (FE) indican que en las últimas tres décadas el poder adquisitivo de los mexicanos disminuyó en casi 80 por ciento, mientras que el precio de los alimentos aumentó en una proporción de cuatro a uno.

“De acuerdo con la Encuesta Nacional de Economía y Empleo, realizada por nuestra universidad en el 2015, dos de cada 10 mexicanos no pueden adquirir una canasta básica alimentaria y poco más del 50 por ciento no cuenta con ingresos suficientes para cubrir necesidades de alimentación, vivienda, salud, vestido, transporte y educación”, señaló el rector.

Ante la urgencia por buscar una vía para solucionar tan delicada situación, Graue Wiechers, junto con el director general del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Enrique Fernández Fassnacht, y el rector general de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Salvador Vega y León, manifestaron el respaldo de las instituciones de educación superior metropolitanas a la iniciativa del Consejo Económico y Social del gobierno de la Ciudad de México para discutir una nueva política de salario mínimo en el país.