Triunfo de Hillary Clinton en debate no garantiza su arribo a la Casa Blanca: advierten académicos

Aunque Hillary Clinton se impuso en el primer debate al candidato republicano Donald Trump, ello no garantiza que vaya en camino directo a la Casa Blanca, manifestaron académicos de la UNAM.

La exsecretaria de Estado de la unión americana impuso su experiencia y conocimiento político sobre un limitado y embustero Trump que ha hecho de la exposición mediática, los ataques y escándalos el eje de su plataforma electoral.

Por lo pronto, el primer encuentro entre los dos aspirantes a la presidencia de los Estados Unidos, ya ha marcado historia al exhibir el ascenso y capacidad de las mujeres para ocupar la Casa Blanca, enmarcada, sin duda, por la profunda división de los estadounidenses rumbo al futuro de su país, explicó Silvia Núñez García, directora del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de la UNAM.

En tanto, y tal como se esperaba, se confrontaron puntos de vista diametralmente opuestos y se mantuvieron las posturas que se han expresado a lo largo de los últimos meses de la campaña, expresó Eduardo Rosales Herrera, internacionalista de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán.

De acuerdo con los primeros resultados de las encuestadoras, y en opinión de los especialistas de la UNAM, Clinton resultó ganadora del debate, aunque cabe señalar que “estos datos tienen poco impacto en las preferencias electorales y posiblemente sólo los indecisos podrían experimentar alguna variación en su intención de voto”, sentenció Núñez García.

Clinton y Trump, que debatieron durante 90 minutos en torno a la dirección de esa nación, los elementos para el éxito económico y la relevancia de la seguridad. Mientras Trump insistió en el hecho de que EU dejó de ser un país ganador y que la receta para remediarlo es un recorte severo de impuestos, la señora Clinton defendió estrategias como lograr un comercio justo, regulación financiera, innovación, salarios iguales para mujeres y hombres, además de apoyos para las familias vulnerables y las pequeñas empresas, aseveró.

Por su parte, Elizabeth Gutiérrez Romero, secretaria académica del CISAN, dijo que en el debate se habló de la relevancia de la creación de empleos para la economía estadounidense. Trump volvió a relacionar la pérdida de empleos con los tratados comerciales y con la relocalización de empresas de esa nación en México y China.

La candidata se observó mejor preparada y más ecuánime, no perdió el tono moderado ni se desdibujó a lo largo del debate. Donald Trump, por su parte, se vio reiterativo, recurriendo a generalizaciones, puntos de vista simplistas y proporcionando cifras equivocadas e imprecisas, como cuando se refirió en un par de ocasiones al monto de la deuda pública de EU, subrayó Eduardo Rosales.

Durante los primeros minutos del debate vimos a un Trump a la ofensiva, pero que con el paso del tiempo fue perdiendo terreno mientras que Clinton vino de menos a más y terminó con firmeza y aprovechando los puntos débiles de su oponente, resaltó.

El abanico de temas abordado por la candidata demócrata fue mucho más amplio y preciso. Habló de crear una economía en beneficio de las clases medias, de mejorar los salarios, de invertir en energías limpias, de apoyar a la educación y a los estudiantes universitarios, de una política fiscal en la que los ricos aporten más, de las armas nucleares como una amenaza, y condenó los ciberataques de Rusia.

En tanto, la directora del CISAN expresó que, “por primera vez, una mujer ha llevado la delantera en esta prueba trascendente, al expresarse con claridad, infundir confianza en la audiencia y demostrar que el conocimiento y la experiencia son elementos fundamentales del liderazgo político”.

Gracias a su capacidad para controlar ese y otros tópicos del debate, logró salir fortalecida en la carrera hacia la presidencia de los Estados Unidos, remarcó Elizabeth Gutiérrez.