Revire para 12 de septiembre de 2016

Al comenzar el análisis del paquete económico para el 2017, empiezan a surgir los datos duros que evidencian las “mentirillas” oficiales. La semana pasada escuchamos al presidente Enrique Peña Nieto asegurar que el recorte por 239 mil millones de pesos al presupuesto correspondería al Gobierno, no a las familias ni a las empresas. Pronto se comprueba que dicha afirmación es inexacta. Con los recortes a salud, educación y desarrollo social se castiga directamente a la sociedad, se le aprieta el cinturón una vez más. El pago destinado a los intereses de la deuda gubernamental es superior al conjunto de las partidas anteriores; así están las prioridades para la administración peñista. Mientras tanto, los presupuestos para el Poder Legislativo crecerán el próximo año, ahí no hay austeridad, siguen los altos salarios y prerrogativas, igual que en el INE. Nada cambia a la hora de gastar. Los mexicanos somos los paganos.

Add This: