Revire del 26 de agosto de 2016

En un entorno complejo y sumamente peligroso para México, donde la violencia y el crimen organizado llegaron para quedarse, se ha sumado, por falta de pericia política, el problemón de la CNTE que el Gobierno no sabe cómo solucionar. A todo eso se agregó en la semana la baja en la perspectiva de deuda del país por dos calificadoras: Moody’s y Standard & Poor’s. Entre sus argumentos, las firmas incluyen el “deterioro en el nivel de la deuda pública”. Sabido es que en la  administración peñista la deuda gubernamental como porcentaje del PIB se ha incrementado de manera significativa. Entonces, no es posible comprender, en un supuesto plan de austeridad, que el INE tenga presupuestado gastar  mil 100 millones de pesos en la construcción de dos torres en sus instalaciones y la remodelación de otras áreas. Nada justifica tan absurdo gasto en un país lleno de pobres y carencias.      

Add This: