Revire del 24 de agosto de 2016

En Los Pinos no saben qué hacer con la anarquía y violencia generada por la CNTE;  lo único que se les ocurrió a los estrategas de la casa presidencial es “suspender” el diálogo que se  simulaba en Gobernación. Mientras la Coordinadora -y quienes la alientan y financian- sigue en franco desafío a la administración peñista, las consecuencias de la pasividad gubernamental no tardaron en llegar desde el exterior. Ayer, la calificadora Standard & Poor’s disminuyó la perspectiva crediticia de México por deuda, desde estable a negativa. Entre los motivos de la firma destacan: “una tasa de crecimiento decepcionante” y “las debilidades en la gobernabilidad—que reflejan en parte una débil aplicación de la ley y la percepción de corrupción— limitan los beneficios de estas reformas, especialmente en la inversión". Ahí está uno de los efectos nocivos por el desgobierno que vive el país… y vendrán más, seguro.     

Add This: