Revire del 22 de agosto de 2016

Hoy regresan a clases en el país más de 25 millones de alumnos de educación básica. Miles de ellos no podrán hacerlo de forma normal en los estados controlados por la CNTE: Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán. La disidencia magisterial ha doblegado al gobierno federal aunque éste insista en negarlo. Los afectados son estudiantes de las entidades con mayores carencias en la República que, con los constantes paros de labores de la Coordinadora, ven crecer la brecha respecto a sus contrapartes de otros estados donde la CNTE no tiene presencia. Dejar pasar, dejar hacer es la “estrategia” política de la SEP y de Gobernación. Los meses transcurren y la anarquía causada por los maestros inconformes se incrementa de forma muy peligrosa ante una administración peñista cruzada de brazos que nada resuelve y por el contrario, exhibe su pavor ante el grupo de mentores y quienes los patrocinan y apoyan.

Add This: