Revire del 21 de septiembre de 2016

El gobierno federal ha insistido vanamente que la violencia en México va a la baja como consecuencia de su estrategia implementada desde inicio del sexenio. Nada más alejado de la realidad. Los miles de delitos que a diario se cometen en el territorio nacional son prueba irrefutable de ello. Secuestros, extorsiones, robos a casas habitación, asaltos en la vía pública y el transporte mantienen en la zozobra a los ciudadanos. La “eficacia” de las autoridades responsables de garantizar la seguridad de los mexicanos existe sólo en el falaz discurso demagógico. En nuestro país nadie está a salvo de ser víctima de algún crimen, excepto los funcionarios que viven en su burbuja protegidos por una camarilla de “guarros”. Así quedó demostrado una vez más con el secuestro y asesinato de la sobrina del presidente de la Federación Española de Futbol. Otra vergüenza para la administración peñista. ¿Ahora, qué dirá?

Add This: