Revire del 19 de septiembre de 2016

Ricardo Monreal, jefe de la delegación Cuauhtémoc en la Ciudad de México, ni tardo ni perezoso, al más puro estilo de su jefe, Manuel López Obrador, negó tener cualquier nexo con los 600 mil pesos en efectivo que le fueron encontrados en un vehículo a su brazo derecho, Pedro Pablo de Antuñano, quien hasta el “hallazgo” se desempeñaba como director Jurídico y de Gobierno de la demarcación. El funcionario zacatecano alega que el dinero encontrado al hombre de sus confianzas es un asunto “personal” que nada tiene que ver con él ni con la delegación. Afirma Monreal que es un intento de “afectarlo políticamente”. Ahora resulta que este ex priista, ex perredista, ex petista y ahora militante de MORENA, es una blanca paloma que ignora lo que hacía su operador político con más de medio millón de pesos escondido en una caja de cartón. Así la honestidad en Morena.

Add This: