Revire del 17 de agosto de 2016

Uno de los gobernadores más repudiados en México es el de Morelos, Graco Ramírez Garrido Abreu. El mismo que en su campaña prometió terminar con la inseguridad en el estado y no dar tregua al crimen organizado, se quedó en eso, en las acostumbradas promesas sin cumplir de los políticos nacionales. Desde hace tiempo diversos sectores de la sociedad morelense exigen la renuncia del mandatario estatal pues le achacan incapacidad para desempeñar el cargo. Hasta ahora, y en base a chicanas y sumisión de sus incondicionales ha podido librar el juicio político al que buena parte de la población de Morelos pide sea sometido el perredista experto en aplicar el nepotismo en su administración. La multitudinaria marcha de ayer para demandar que se vaya el señor “Grácula”, como le gritaban los manifestantes, parece ser el principio del fin de este ‘virrey’ cuyos  sueños febriles ilusamente apuntaban hacia Los Pinos.  

Add This: