Revire del 15 de septiembre de 2016

Demasiado tiempo tomó al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, deshacerse de Tomás Zerón de Lucio, el director de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la PGR.  La insistencia de los padres de los 43 alumnos desaparecidos en Iguala, para que Zerón fuera retirado del cargo, era una de las principales exigencias para la “credibilidad de las investigaciones”, argumentaron en diversas ocasiones. Desde que el funcionario fue señalado por los progenitores de los normalistas de haber manipulado las pesquisas en el Río San Juan, el 28 de octubre del 2014, cuando se localizaron bolsas de plástico que supuestamente contenían restos de Alexander Mora Venancio, uno de los estudiantes, Zerón estuvo en el “ojo del huracán”. Veremos si con la “renuncia” del ahora ex titular de la AIC avanzan las indagatorias para aclarar este penoso caso o sólo era un capricho de las familias para mostrar su fuerza.     

Add This: