Revire del 15 de agosto de 2016

La excarcelación de los líderes de la CNTE y el pago de los salarios que habían sido retenidos o descontados a maestros de la Coordinadora, es confirmación absoluta de la derrota del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto ante la disidencia magisterial y los grupos que la apoyan y financian. La amenaza del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, al advertir que “se agotó el tiempo”, al final resultó en una mera y ridícula balandronada. Los señores profesores, a base de violencia, doblegaron a una administración timorata, negligente e incapaz. Con esto quedan a la vista las enormes limitaciones del PRI para ejercer un gobierno que esté a la altura de las actuales circunstancias y necesidades del país. Mientras el estado de derecho es pisoteado y miles de ciudadanos afectados por bloqueos, plantones y caos, los funcionarios siguen disfrutando de sus privilegiados salarios y vastas prerrogativas

Add This: