Revire del 13 de septiembre de 2016

Los recortes al presupuesto gubernamental para el 2017, no sólo afectarán a la ciudadanía en variables como salud, seguridad, educación y ciencia y tecnología entre otras. También dejará daños políticos. El jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, ya levantó la voz en contra de las disminuciones que impactarán a los capitalinos. De por sí la relación de Mancera Espinosa con la administración peñista a últimas fechas no es precisamente la mejor, debido al golpeteo del que fue objeto con pretexto de la pasada contingencia ambiental. Una de las áreas vitales que más resentirán el mencionado ajuste, es el transporte colectivo, concretamente el Metro, cuyas obras de ampliación en las líneas 12, 9 y A se verán interrumpidas. Esto, en detrimento de millones de usuarios. Está visto que el mencionado “ajuste del cinturón” es sólo para la población, de eso, ni duda cabe.  

Add This: