Revire del 12 de agosto de 2016

Andrés Manuel López Obrador no se anda con medias tintas, desempeña muy bien su papel de mesías. Él mismo está convencido de que es justo lo que México necesita. En esta avalancha de escándalos gubernamentales donde el Presidente de la República tiene que salir a pedir perdón por los “errores” cometidos, y además soportar que la aprobación ciudadana a su desempeño se desploma mes a mes, simplemente el dueño de Morena se asume una vez más como el “rayito de esperanza” para la nación. En tierra de ciegos el tuerto es rey, dice el viejo adagio y el tabasqueño lo sabe, además lo explota en el momento preciso. AMLO ya se siente dueño de la silla presidencial y empieza a otorgar favores: habrá una amnistía anticipada contra corruptos y la ‘mafia del poder’, ha prometido. La desinteresada generosidad del ex priista y ex perredista simplemente conmueve hasta el llanto.  

Add This: