Revire del 05 de septiembre de 2016

Aunque el presidente Enrique Peña Nieto asegura que continuará tomado decisiones en “beneficio” del país, sin importar que esto vaya en detrimento de su popularidad, la realidad es que la debacle del mandatario se da estrictamente por la desaprobación a su labor gubernamental. Sucede que entre los escándalos de la “Casa Blanca”, Tlatlaya, el caso Iguala, la obcecada protección a los amigos del Gabinete que han mostrado incapacidad para desempeñar un puesto público –Aurelio Nuño y Alfredo Castillo, entre otros), y errores imperdonables -como recibir a Donald Trump-, han puesto al mexiquense en el tobogán del desprestigio y pareciera que hoy el Ejecutivo es un tiro al blanco. Es “el payaso de las cachetadas, ya cualquiera lo ningunea, se volvió deporte nacional”, dijo Andrés Manuel López Obrador este domingo (Proceso). Cuánta razón tiene el “mesías tropical”, todo mundo denuesta a Peña Nieto. Pero él mismo lo ha propiciado…  

Add This: