Para acallar críticas, Gobierno pide auxilio a la ONU para atender caravana hondureña

Quizás para guardar las apariencias, el gobierno de México solicitó este jueves el apoyo de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), cuyo objetivo, según la Cancillería, es que en coordinación con las autoridades de Honduras, Guatemala y El Salvador, y el Instituto Nacional de Migración (INM) así como la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), “acompañe la atención de posibles solicitantes de refugio que pudieran presentarse en la frontera sur de México”.

La administración peñista ha recibido una oleada de críticas por la pretensión de rechazar la marcha de migrantes proveniente principalmente de Honduras y otros países de Centroamérica. Al gobierno se le acusa de plegarse a las órdenes del virulento presidente de Estados Unidos para no permitir que los migrantes hondureños crucen la república mexicana en su destino hacia la unión americana.

Dicha solicitud de apoyo a la ACNUR, informó la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), fue presentada por el titular de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso, durante el encuentro que sostuvo con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en Nueva York.

Entre la sociedad mexicana es generalizada la percepción de que el gobierno federal hace el llamado “trabajo sucio” a los estadounidenses para contener el flujo migratorio proveniente de Centroamérica causado, entre otros factores, por la pobreza, violencia y desempleo. El gobierno de México se queja por los malos tratos a nuestros connacionales en Estados Unidos, pero los centroamericanos que ingresan a nuestro país, reciben un trato igual o peor de parte de INM y los diversos cuerpos policiacos; además, son violentados por grupos criminales.

*Nota del Editor: Foto: Especial Internet*