A México se le han juntado revolución, guerra y crisis económica: Miguel León Portilla

En materia de corrupción “no hay quien se atreva a arrojar la primera piedra” aseguró la semana pasada el presidente Enrique Peña Nieto, declaración que le generó una ola de críticas ante lo desafortunado de tales palabras.

Una de las respuestas que bien pudieran aplicarse al dicho del mandatario mexicano es el concepto vertido por el insigne intelectual mexicano, Miguel León Portilla en entrevista concedida  al Semanario de la UAM:

“No podemos hacer que de un día para otro alguien diga ya no soy corrupto, ¿verdad? Tiene que haber una tabla de valores; antes era la religión, pero ahora la pobre está como la muñeca fea. Y no vamos a decir no robes, porque dice el santo padre que no robes ¿verdad?”.

Y acotó que todas las naciones de la Tierra tienen momentos difíciles, ya sea por una guerra, una revolución o una crisis económica, pero “a nosotros se nos han juntado las tres cosas” y ¿qué puede hacerse?

Para el historiador, la dignidad es de gran importancia. “Yo nunca me he robado nada en mi vida porque a mí me enseñaron a tener la cara limpia y puedo decir a mis hijos que nunca he robado y que nunca he ofendido a mi país y eso me causa una profunda alegría”.

Agregó, esto tiene que ver también con la educación. A un niño hay que enseñarle a entender que debe tener “la cara limpia” y el orgullo de que nadie pueda decirle que “es hijo de un sinvergüenza o que va encaminado a ser un zángano o un corrupto.

Finalmente, el también filósofo, sentenció: La situación de violencia, corrupción e inseguridad que vive México debe cambiar porque “es un gran país que tiene una historia extraordinaria y un legado cultural notabilísimo”.