En México hay 5 millones de trabajadores contratados por outsourcing; carecen de seguridad social

En nuestro país existen 4.9 millones de trabajadores que laboran bajo el esquema conocido como outsourcing, situación que lo ubica en quinto lugar en la industria de la subcontratación en América Latina, con un valor en el mercado de mil 457 millones de dólares anuales.

Para quienes se ven obligados por las empresas a contratarse de esa manera, conlleva un serio problema pues carecen de seguridad social al no ser incorporados al IMSS ni al Infonavit.

La perniciosa práctica de los patrones es tolerada desde hace mucho tiempo por las autoridades respectivas en detrimento de un alto porcentaje de familias mexicanas, pues al final de la etapa productiva de quienes las encabezan no contarán con pensión alguna para su manutención, hecho que además se reflejará necesariamente en un grave problema social. Como ya empieza a ocurrir.

Ante ello, el Congreso se pronunció a favor de que la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STyPS) rinda un informe sobre la situación actual de los derechos laborales de las personas contratadas bajo el régimen de subcontratación, llamado outsourcing.

Dicha propuesta tiene como propósito establecer los mecanismos necesarios para evitar que las empresas de subcontratación mantengan prácticas de simulación en el cumplimiento de prestaciones y derechos laborales, como el de seguridad social y crédito para vivienda (IMSS e Infonavit).

Cabe destacar que, aunado a los trabajadores que laboran bajo el régimen del outsourcing, está el amplio grupo contratado en las dependencias oficiales bajo el deprimente concepto de honorarios, donde tampoco cuentan con seguridad social. Muestra de ello, es el Senado de la República. El gobierno debe predicar con el ejemplo y no ver sólo la paja en el ojo ajeno.