Mentiras y falsedades impiden vivir la sexualidad a plenitud

•             Mitos populares favorecen el desarrollo de infecciones de transmisión sexual y embarazos no deseados, señaló Julián Alcalá, de la Facultad de Medicina de la UNAM

•             El desconocimiento se da en sociedades represoras, al negar el derecho a información objetiva, científica y humana, basada en hechos, dijo en el marco del Día Mundial de la Salud Sexual, que se festeja hoy

La sexualidad en nuestra sociedad está rodeada de mentiras y falsedades que impiden vivirla a plenitud, señaló Julián Alcalá Ramírez, de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

A propósito del Día Mundial de la Salud Sexual, que se conmemora este 4 de septiembre, el académico, médico sexólogo, miembro del Seminario Permanente de Género y Salud de la FM y maestro en medicina social, enlistó una serie de mitos (entendidos como mentiras o falsedades) que se conservan a nivel popular y que favorecen el desarrollo de infecciones de transmisión sexual y embarazos no deseados.

Este 2016, el Día Mundial de la Salud Sexual lleva como lema: “¡Rompamos los mitos!”, algo que Alcalá considera positivo para vivir una sexualidad con bienestar.

“El desconocimiento o falsedad se da en las sociedades más represoras, negando el derecho a buena información, objetiva, científica, humana y basada en hechos”, apuntó.

Postulados falsos

Entre los mitos o mentiras que se conservan en nuestra sociedad destacan algunos seleccionados sobre el cuerpo y su función. “Por ejemplo, se dice que es mejor usar dos condones, cuando no es así, pues aumenta la posibilidad de que se rompan”, alertó.

Desmintió que el pene más largo proporciona más placer o que algunas vaginas “muerdan”. Tampoco es cierto que las mujeres con busto o trasero más grande sean más fogosas. “El problema es que algunas lo creen y viven en torno a esos estereotipos”, dijo Alcalá.

Sobre el ciclo de la vida también hay mentiras que circulan popularmente como verdades. “Se dice que a las mujeres con menopausia se les acabó la vida sexual”, y eso no es cierto. Tampoco es verdad que “con menstruación, embarazadas o amamantando no puedan tener relaciones sexuales porque causan impotencia en los hombres. Eso es mentira y daña a las relaciones de pareja”, remarcó.

De igual manera, existen varios mitos sobre la fecundación. “Se dice que lavarse después del coito evita el embarazo, y que también lo impide sacar el pene antes de eyacular. Esto es falso y por eso hay embarazos no deseados, pues hay líquidos previos a la eyaculación que tienen la capacidad de fecundar”, sostuvo.

Otra creencia falsa es que se evita el embarazo teniendo relaciones sexuales en la alberca o en la regadera. Sobre la masturbación, Alcalá anotó que no quita la salud en los hombres, no los deja impotentes, y no es verdad que las mujeres no la practiquen.

 Acerca de la orientación sexual, aclaró que es una invención que “las lesbianas lo sean por falta de sexo con un buen amante macho”, o que los homosexuales tengan esa orientación por estar enfermos. “No es una enfermedad ni producto de problemas familiares”.

En cuanto a las disfunciones sexuales y el VIH, citó que vulgarmente se refiere que “la eyaculación precoz no existe, sino las mujeres frígidas”; que no hay mujeres con anorgasmia, sino malos amantes; o que el VIH es de gays. “Los dos primeros son problemas de salud sexual y el VIH-sida puede contagiarse entre la población sin depender del género o de la orientación sexual”, sostuvo.

Otros mitos que hacen daño a las relaciones sanas es creer que “si me cela es porque me ama”, que “el sexo anal es de homosexuales” o que existen alimentos afrodisiacos. Todos son, abundó, “mitos producto de la desinformación. Muchos favorecen las infecciones de transmisión sexual, la culpa, el displacer y los embarazos no deseados”.

Para Alcalá, lo mejor para atacar las mentiras es el conocimiento dentro de una cultura sin represión, que incluya libertad y responsabilidad.

*Fuente: UNAM-DGCS-596 del 04-09-2016*