La corrupción en México equivale al 10 por ciento del PIB; es un “crimen social”: UNAM

Uno de los mayores problemas de México es la corrupción. Las corruptelas gubernamentales han estado presentes desde tiempos inmemoriales y forman parte del actuar de la clase política. No en vano es posible ver hoy en prisión a varios ex gobernadores priistas: Javier Duarte, Roberto Borge, Eugenio Hernández, Tomás Yarrington, Mario Villanueva, Andrés Granier y al panista Guillermo Padrés, sin olvidar al prófugo César Duarte. Todos, unidos por un denominador común: corrupción.

Este crimen social no es privativo de nuestro país y es necesario combatirlo con un marco jurídico internacional, que identifique, prevenga y castigue sus mecanismos de operación, afirmó el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, al inaugurar el Primer Congreso Internacional de Derecho Penal 2018, en el campus central de la máxima casa de estudios del país.

De acuerdo al rector, la corrupción en México equivale hasta 10 por ciento de 21.9 millones de millones de pesos anuales, cifra total del Producto Interno Bruto (PIB) de 2017.

Pese a las afirmaciones del presidente Peña Nieto, la corrupción no es un problema cultural, más bien está propiciado por las complicidades en las altas esferas del poder y la perversidad en la aplicación de la ley. Esto genera impunidad y alienta la reincidencia. El Estado de derecho en México deja mucho que desear empezando porque el sistema judicial es uno de los más desprestigiados en la república mexicana. Sin duda, la aplicación de la justicia es una de las enormes deudas del Estado con la sociedad. Mientras tanto, seguiremos viendo como los funcionarios exigen “moches”, se llevan portafolios llenos de dinero, otorgan obras a sus “amigos” y saquean al erario.

*Nota del Editor: Foto: UNAM*