La actividad humana perturba ecosistemas y afecta la biodiversidad: estudio de la UNAM

  • La investigación, realizada durante 40 años, muestra el decaimiento de los ecosistemas de selva tropical en la Reserva de la Biósfera de Los Tuxtlas, en Veracruz
  • El trabajo, publicado en la revista PNAS, analizó las poblaciones de una palma que ha crecido 350 por ciento, mientras 40 por ciento de los árboles están afectados

Aunque la selva tropical de Los Tuxtlas, en Veracruz, es una Reserva de la Biósfera, un estudio sin precedentes realizado durante 40 años por científicos de los institutos de Ecología (IE) y de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad (IIES) de la UNAM, junto con la Universidad de Stanford, Estados Unidos, muestra que la actividad humana en el exterior de la Reserva ha perturbado los ecosistemas, al grado de afectar la biodiversidad que resguarda.

Los resultados de la investigación, realizada en la Estación del Instituto de Biología (IB) de esta casa de estudios dentro de la Reserva (que abarca 640 hectáreas), fueron publicados recientemente en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), y muestran el deterioro de la selva ubicada más al norte del continente americano.

Tomando como eje a una población de palma tropical llamada Astrocaryum mexicanum, los científicos midieron el incremento exponencial de dichas plantas en más de 350 por ciento, pasando de mil por hectárea a cerca de cuatro mil, en cuatro décadas.

La investigación la inició en 1975 el ecólogo y exrector de la UNAM, José Sarukhán, quien encontró la población de palmas en equilibrio. La continuaron los también ecólogos Daniel Piñero, Rodolfo Dirzo y Miguel Martínez-Ramos, entre otros, quienes hallaron que la población de esas plantas (que viven más de 120 años) había crecido desorbitadamente y provocado la reducción del 40 por ciento en la cantidad de especies de árboles.

También se percataron de cambios en el funcionamiento del sistema como un todo. Por ejemplo, aumentó 10 metros el carbono almacenado en la vegetación de la parte baja de la selva y disminuyó entre los árboles de más de 40 metros de altura.

“Hasta ahora no existe otro estudio que haya evaluado puntualmente los efectos de las perturbaciones antrópicas sobre las comunidades vegetales al interior de áreas naturales protegidas y, menos aún, en el largo plazo.

“Nuestro trabajo es una prueba de que la salud de las reservas tropicales puede afectarse negativamente por el contacto que mantienen con las áreas perturbadas vecinas y por el incremento de las actividades cinegéticas en su interior, comprometiendo los esfuerzos de conservación”, dijo Iván Ortiz, maestro en ciencias, investigador del IIES (con sede en Morelia) y uno de los coautores del estudio.

La hipótesis de los científicos indica que el crecimiento exponencial de las palmas, así como los cambios en la diversidad y el funcionamiento de las selvas, son signos de los efectos de perturbaciones causadas por actividades humanas alrededor de la Reserva de la Biósfera de Los Tuxtlas.

Primero, al ser fragmentada y aislada, sus bordes quedaron expuestos a una mayor frecuencia de caída de ramas grandes y árboles completos, que al sucumbir forman huecos en la bóveda del ecosistema, que permiten la entrada de más luz solar a la selva, energía aprovechada por la palma para producir más semillas y crecer con rapidez cuando es joven.

Segundo, con la desaparición de selva en los alrededores y la cacería furtiva de animales como venados y pecaríes, esos mamíferos grandes que se alimentaban de las semillas y plantas jóvenes de esta palma han disminuido drásticamente. Sin ellos, y con más luz, las palmas han proliferado, guardando para ellas los recursos de la selva disponibles para otras especies de plantas.

“La historia que narra este estudio es triste, pues refleja que los esfuerzos por conservar un ecosistema tan valioso como la selva húmeda de Los Tuxtlas no ha podido contrarrestar los efectos de las actividades humanas”, finalizó Iván Ortiz.

*Información UNAM-DGCS-310 del 07-05-2016*