Esperan mexicanos premiados en Estocolmo que su proyecto ahora se utilice en el país

  • Jóvenes mexicanos demuestran en certamen internacional que en el México existe creatividad y talento.

El equipo mexicano que obtuvo el “diploma de excelencia” en el Premio Juvenil del Agua de Estocolmo, en Suecia, en el marco de la Semana Mundial del Agua 2016, regresó la noche del jueves a nuestro país y a su llegada los integrantes manifestaron que esperan que su proyecto reciba apoyo y pueda ser utilizado para dar solución a una problemática en el tema del agua.

“Nosotros ya creíamos en él, en Estocolmo también creyeron y ahora queremos que en el país nos apoyen para que cualquiera pueda usar la propuesta que ofrecemos”, expresaron.

El proyecto mexicano que participó este año en el concurso internacional propone un tratamiento de agua residual para generar agua renovada que puede emplearse para reúso agrícola, acuícola y/o potable. La propuesta, en opinión del jurado, ofrece una solución accesible, práctica y simple; se trata de una innovación rentable y científicamente sofisticada.

Gabriel Alejandro Trujillo, de 17 años, dijo que el viaje y la estancia a Estocolmo fue una experiencia importante, que haber podido convivir con otros jóvenes de su edad, procedentes de 28 países, resultó un gran aprendizaje. “Lo más difícil fue asimilar que todos los proyectos en competencia eran muy buenos, todos merecían ganar, por eso nos dio mucho gusto ser el segundo mejor equipo calificado, reconocido con el diploma de excelencia”.

Comentó que la carrera a la que ingresó recientemente, Ingeniería Mecatrónica, aunque no tiene que ver directamente con un tema ambiental “en la maestría o el doctorado tengo pensado enfocarme a la investigación para poder mejorar nuestro entorno”.

Para Gabriel “todos los estudiantes del país tienen la capacidad y las oportunidades enfrente de ellos para tomarlas, trabajar duro, enfocarse en los objetivos y echarle ganas”, fue su consejo.

Por su parte, Eunice Masegosa Gaona (18), quien está inscrita en el nivel superior como estudiante de la licenciatura en Comunicación y Medios Digitales, mencionó que su carrera la tiene encantada y está segura que al terminar se enfocará a tratar temas ambientales.

“Antes pensaba que era muy difícil o casi imposible participar en competencias internacionales, pero luego se nos presentó a mis compañeros y a mí la oportunidad de comprometernos con un proyecto y lo hicimos. Por eso quiero transmitir que es importante empezar algo, terminarlo y hacerlo bien porque eso abre muchas puertas”.

Agradeció a la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), coordinadora y organizadora del Premio Nacional Juvenil del Agua junto con la Embajada de Suecia en México, por “toda la asesoría que nos dieron para poder hacer un mejor papel en la competencia internacional y darnos a los jóvenes la oportunidad de representar a nuestro país”.

En tanto, Carlos Castellanos Domínguez (18), estudiante de la carrera de Ingeniería, Control y Automatización, mencionó que durante la competencia en la capital sueca se sintió contento y a la vez nervioso “porque mientras transcurre el concurso se ven proyectos de países desarrollados como Estados Unidos, Japón, China, que son sofisticados y aparatosos, pero nosotros nos dimos cuenta que muchas veces los proyectos efectivos son más simples, es decir, no tienen que ser muy tecnológicos y costosos”.

Los tres estudiantes son egresados del Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios No. 165 “Leona Vicario”, de Veracruz.

El proyecto ganador del Premio Juvenil del Agua de Estocolmo 2016 es un innovador dispositivo que imita la retención de agua que han desarrollado plantas conocidas como bromelias, el cual creó el equipo de Tailandia, integrado por las estudiantes Sreeporn Triphetprapa, Thidarat Phianchat y Kanjana Komkla.

El proyecto mexicano

El proyecto que representó a nuestro país en el Premio Juvenil del Agua en Estocolmo, lleva por título “Sistema fitoelectrodepurador agroecológico”, el cual propone un esquema de tratamiento de agua residual que considera un pretratamiento, una serie de humedales artificiales de flujo superficial y sub-superficial acoplado a un sistema de electrólisis y ozonación, el cual permite generar agua renovada que puede emplearse para reúso agrícola, acuícola y/o potable.

El prototipo fue operado por un periodo de diez meses, tiempo en el cual se evaluó la eficiencia del sistema mediante indicadores de calidad como la demanda química de oxígeno, la remoción de nutrientes como nitrógeno y fósforo, grasas y aceites y coliformes fecales obteniendo una eficiencia de remoción de 98-100%.

Elizabeth Ruiz Jaimes.

*Fuente: AMC-196 del 02-09-2016*