EPN llega a cuarto año de gobierno con imagen deteriorada por corrupción y sin cumplir metas

El presidente Enrique Peña Nieto, llega a su cuarto año de labores con una imagen deteriorada, envuelto en escándalos de corrupción y sin cumplir la meta de que –tras las reformas estructurales– la economía mexicana crecería al cinco por ciento, afirmaron este lunes  académicos de la Facultad de Economía (FE) de la UNAM.

Peña Nieto tiene una imagen deteriorada por los niveles de inseguridad, las violaciones a los derechos humanos en el país y por los escándalos de corrupción con inmobiliarias que lo involucran a él y a sus colaboradores cercanos, como su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y el de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, señaló Agustín Andrade, especialista en política económica.

Además, agregó, sigue sin poder hacer realidad el crecimiento del cinco por ciento, ofrecido para implementar las reformas estructurales y que apenas es del 1.9 por ciento.

“De las reformas estructurales, la energética es la central, pero como los precios internacionales del petróleo tendieron a la baja, no se alcanza este nivel de crecimiento y la perspectiva también es a la baja”, enfatizó el especialista.

Al participar en la mesa redonda “Balance económico y político del cuarto año de gobierno de Enrique Peña Nieto y las perspectivas de la economía mundial y de la mexicana”, los catedráticos también advirtieron  que el escenario para los próximos dos años es poco alentador, pues a nivel mundial se esperan crisis, y México sigue dependiendo de la economía estadounidense y de los precios volátiles del petróleo.

Por su parte, el especialista en análisis económico, Joaquín Vela, planteó que el deterioro de la imagen del presidente inició luego de que la reforma fiscal no tuvo los resultados esperados.

Lo anterior se agrega a que en nuestro país, subrayó Vela, la recaudación de impuestos apenas llega al 11 ó 12 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que en otras economías es hasta del 40 por ciento. Lo que se ha buscado, añadió, es ampliar la base de contribuyentes, incluidos los sectores más desfavorecidos de la economía, pero se sigue sin atacar a los grandes consorcios, como los de transportes o los agrarios, que no pagan impuestos o se les condonan.

Mientras que para el académico José Vargas, el escenario económico a nivel mundial se caracteriza por la profundización de la crisis iniciada desde 2008-2009, y la cual no tiene visos de solución. Esto, explicó, hace que México tenga una dinámica “crónica de crecimiento” de apenas un 1.6 ó 1.9 por ciento, cifra muy baja para producir los empleos que la población requiere.

Incluso, Alfredo Velarde, también académico de la FE, criticó el diálogo que el pasado 1 de septiembre Peña Nieto sostuvo con jóvenes en la residencia oficial de Los Pinos, y a su informe, al cual calificó como un “desinforme presidencial” de “no logros” en justicia y transparencia.

*Foto: cortesía UNAM*