Embarazo adolescente, problema de salud pública de graves consecuencias

Autor: UNAM-DGCS

El embarazo adolescente es un problema de salud pública de graves consecuencias. Trae consigo conflictos familiares, escolares y personales: afecta el proyecto de vida de las jóvenes, aseguraron especialistas en la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

En el marco de la conmemoración del Día Mundial para la Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes, el director de esa entidad universitaria, Germán Fajardo Dolci, mencionó que de los dos millones de nacimientos al año que se registran en nuestra nación, la quinta parte, alrededor de 400 mil, son de mujeres menores de 19 años, y 10 mil de madres menores de 14 años.

En el mundo anualmente se presentan 16 millones de embarazos no deseados, y México ocupa el primer lugar en la incidencia de este problema entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

“Esto no puede seguir sucediendo. Debemos trabajar juntos: familia, universidades, organizaciones no gubernamentales e instituciones de salud; hacer conciencia y tomar acciones tan importantes como el Programa de Prevención de Embarazo Adolescente, que es una propuesta de la Facultad de Medicina.”

Al respecto, Rosalinda Guevara Guzmán, jefa de la División de Investigación de la propia entidad, explicó que este programa consta de tres etapas: diagnóstico, intervención educativa, y evaluación y seguimiento. Sus objetivos son identificar la prevalencia, determinar factores y aumentar el conocimiento sobre el uso de los métodos anticonceptivos.

Para la primera fase, explicó, se aplicó un cuestionario entre mil 388 alumnos de la FM, de entre 16 y 19 años: 62.3 por ciento del total fueron mujeres con la finalidad de conocer datos como que la primera relación sexual se registra a los 16.5 años, y que los jóvenes han tenido dos parejas en promedio. En su primera relación sexual, 87.3 por ciento usó condón, y el resto se dividió entre otros métodos como el coito interrumpido, la píldora del día después o no utilizó algún método.

En la siguiente fase, la de intervención educativa, se han diseñado cuatro módulos que se aplicarán a partir de octubre: sexualidad responsable y uso de anticonceptivos; uso correcto del condón y de la píldora del día después; infecciones de transmisión sexual, prevención y riesgo; autoestima, toma de decisiones sobre la vida sexual y mi proyecto de vida. Después se hará la fase de evaluación y el seguimiento de estudiantes, no sólo en la FM, sino en el bachillerato de la UNAM.

Arturo Cardona Pérez, director del Instituto Nacional de Perinatología (INPer), refirió que uno de cada cinco nacimientos se da entre menores de 20 años. En la Ciudad de México, cerca de 76 mil adolescentes se embarazan cada año, 80 por ciento de las cuales deja sus estudios y 33 por ciento son madres solteras. “Esa es la magnitud del reto y la problemática que tenemos por delante”.

Lorena Ferrer Arreola, jefa de la División de Salud Reproductiva del IMSS, indicó que estos embarazos tempranos repercuten en la salud de la adolescente y también en la de su hijo. Se pueden presentar problemas como infecciones urinarias o cérvico vaginales, preeclampsia, eclampsia, hemorragias en el parto, nacimientos vía cesárea y bajo peso al nacer.

*Fuente: UNAM-DGCS-652 del 26-09-2016*