Es desigualdad de género grave problema de la humanidad; en América alcanza 40%

La desigualdad de género en América Latina es de tal dimensión, que asciende a 40 por ciento, y es  impulsada básicamente por el comportamiento de sociedades profundamente machistas.

Es tan grave esa ancestral y perniciosa conducta que destaca entre una amplia lista de graves problemas que afronta la Humanidad, porque afecta directamente a la mitad de los seres humanos, alertó Bernardo Kliksberg, catedrático de la Universidad de Buenos Aires.

Asimismo, señaló que pese a los avances registrados en la búsqueda de equidad de derechos económicos, sociales y políticos, persisten profundas desigualdades, y prevalece la violencia.

En la actualidad una de cada tres mujeres es objeto de algún tipo de agresión, de acuerdo con los reportes de los organismos internacionales vinculados a la Organización de las Naciones Unidas que se ocupan de los temas de la mujer, denunció Kliksberg, doctor en Ciencias Económicas y Ciencias Administrativas, al participar en el II Ciclo de Conferencias ¿Hacia dónde va el mundo?, que se lleva a cabo en la Universidad Autónoma Metropolitana.

“Lamentablemente la violencia contra ese sector de la población es amplia, significativa, diversificada e incluye diversas formas de expresión que van de la agresión física a la psicológica, siendo el feminicidio la más brutal, sólo porque la mujer decidió no ser más una posesión del marido que la maltrataba”, enfatizó el académico universitario.

El también doctor Honoris Causa por la UAM reveló que el Foro de Davos solicitó un informe sobre la situación de la mujer en el ámbito laboral, el resultado del reporte 2016 indicó que perciben 25 por ciento menos de salario que el hombre, en relación con un trabajo de igual responsabilidad, esto a nivel internacional, lo cual llevará un siglo igualarlo.

De igual manera, Bernardo Kliksberg señaló que la emancipación femenina ha sido relativa, pese a su incorporación masiva al mercado del trabajo y de la educación, porque su trabajo en el hogar no es reconocido, pese a su relevancia, significado y valor económico para la sociedad y la economía de las naciones.

Finalmente, el economista y sociólogo convocó a asumir un compromiso moral de valores éticos en todos los ámbitos de la vida, así como en la economía, la política, la gestión pública y empresarial, el desarrollo de la tecnología y las ciencias, el medio ambiente, entre otros, para revertir problemas como la desigualdad, la pobreza, la discriminación, la devastación ambiental, la violencia y la intolerancia.