Denuncian violación a derechos laborales de 300 mil despachadores de gasolinas en el país

Existen más de 300 mil despachadores de gasolina en la república mexicana laborando en las 12 mil estaciones de servicio, los cuales carecen de salario fijo, derecho a aguinaldo, acceso a una vivienda, fondo para el retiro, vacaciones y reparto de utilidades, y sobreviven sólo de las propinas aportadas por los clientes que acuden a las estaciones de servicio.

A las deprimentes condiciones laborales, hay que agregar el pernicioso hecho de que los despachadores son obligados a comprar sus uniformes, pagar entre 200 y 300 pesos como derecho de piso y vender una cantidad fija de aditivos y aceites.

Por ello, y ante la gravedad del caso, en la Cámara de Diputados se propuso modificar el artículo 344 de la Ley Federal del Trabajo, para establecer que los empleados de gasolineras queden sujetos a las disposiciones que regulan las condiciones laborales de establecimientos análogos.

Con lo anterior, ese grupo de trabajadores, podrá acceder a los beneficios que establece la Ley del Seguro Social: salud, asistencia médica, protección de los medios de subsistencia y servicios sociales necesarios para el bienestar individual y colectivo, como el otorgamiento de una pensión.

En la iniciativa presentada ante el Pleno cameral, la diputada Nora Liliana Oropeza Olguín (PRI), precisó que el Legislativo debe actuar respecto a la ambigüedad del concepto “establecimientos análogos”, y proteger a los trabajadores contra el abuso que en su perjuicio suelen cometer algunas empresas, argumentando que su actividad empresarial o comercial no se encuentra en la ley, ni tampoco se reconoce como trabajadores a su personal.

Se prevé que los 300 mil despachadores, probablemente se sumarán a los que contraten las gasolineras de firmas extranjeras que, con la Reforma Energética, están ya estableciéndose en territorio nacional.

“Al paso de los días abrirán nuevos expendios que no sólo suministrarán productos afines a la comercialización de gasolina, sino también ofertarán el pago de servicios domésticos (agua, luz, por ejemplo), compra de tiempo aire para celulares, restaurantes y auto lavados; actividades que, sin duda, habrán de atender los despachadores de estas compañías, y en las mismas condiciones laborales actuales”.

Reconoció que en los últimos años a pesar de los esfuerzos del Poder Legislativo para apoyar a todos los trabajadores del país, se constata que prevalecen vacíos legales que dejan en el desamparo a algunos segmentos laborales, como los despachadores de estaciones de gasolina.

La diputada Nora Liliana Oropeza mencionó que la mayoría de estos empleados solamente son favorecidos por una propina y se encuentran en total indefensión laboral al carecer de percepciones fijas y los mínimos beneficios de seguridad social y prestaciones.

Sobre las consecuencias de la relación actual en las gasolineras, surgen varias interrogantes, como qué sucede con ellos en caso de una explosión u otra clase de accidentes, un atropellamiento o asalto a mano armada, qué pasa con las mujeres embarazadas empleadas en las estaciones de servicio, o a quién acuden estos trabajadores cuando enfrentan un despido masivo por el cierre de alguna gasolinera.

Es indispensable proteger a los despachadores de gasolina, ante los cambios que se avecinan por el pleno ejercicio de la Reforma Energética, “como una medida urgente e inmediata, a efecto de regular las contrataciones para que este gremio no resulte afectado por ausencia de reconocimiento en la ley como ocurre ahora”, afirmó la legisladora.