Crimen de adolescente mexicano por la Border Patrol, no debe quedar impune: HRW

El agente de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos que causó la muerte de José Antonio Elena Rodríguez, -un adolescente mexicano de 16 años que no estaba armado- al dispararle por la espalda desde el otro lado de la frontera, no debería quedar impune si se determina que los disparos se efectuaron en forma ilegítima, señaló hoy Human Rights Watch (HRW) en un memorial presentado en calidad de “amigos del tribunal”.

En el memorial, planteado el viernes ante un tribunal federal de apelaciones, Human Rights Watch sostuvo que, conforme a los estándares internacionales, los agentes de la ley solamente deben utilizar la fuerza cuando resulte necesario y proporcionado.

La cobardía de los agentes estadunidenses al disparar y asesinar al joven mexicano, levantó una ola de indignación en ambos lados de la frontera. Diversas ONG mexicanas y de la unión americana han presionado para llevar ante la ley al agente fronterizo y a la misma Border Patrol que debe responder obligadamente por la barbarie con que actúan sus elementos.

“De los hechos expuestos en la demanda, se desprende que esta muerte representa inequívocamente una violación a los estándares internacionales sobre uso de la fuerza por agentes del orden”, destacó Sarah Poppy Alexander, abogada asociada de Constantine Cannon. “Un menor que estaba parado en la vía pública y no tenía un arma no puede haber supuesto una amenaza inmediata para el agente Swartz, que se encontraba detrás de un vallado fronterizo, a 40 o 50 pies por encima del nivel de la calle”, subraya HRW.

*Con información de HRW*

**Foto: cortesía HRW**