Crece rechazo al Metrobús en Reforma; se cometería “urbanicidio”: especialistas

La construcción del Corredor de Transporte Público Colectivo de Pasajeros Metrobús Reforma afectará irreversiblemente el patrimonio urbanístico, arquitectónico y cultural de un monumento vial y un sitio que debe preservarse debido a la trascendencia histórica que representa, advirtieron especialistas.

Por ello, el Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura (Grecu) de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), integrado por  académicos, ciudadanos y microempresarios, exhortó al gobierno de la Ciudad de México a pensar en otras opciones de movilidad para el Paseo de la Reforma, la histórica y esplendorosa vía que constituye uno de los principales referentes de la Ciudad de México a nivel nacional e internacional.

Asimismo, ese conjunto de expertos recomienda una construcción subterránea o elevada para no cometer “urbanicidio” e invita a la autoridad capitalina a realizar un estudio de factibilidad antes de iniciar las obras previstas para finales de 2016.

Incluso, los integrantes del Grecu ya solicitaron al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) que desarrolle los estudios necesarios para declarar al Paseo de la Reforma como monumento histórico nacional y así disponer de mayores herramientas para la defensa de una de las vialidades más bellas de la capital mexicana.

“Debería reducirse el paso de los vehículos, en lugar de ampliarlo, así como redistribuir la densidad demográfica, en vez de incrementarla al edificar más rascacielos. No nos oponemos al desarrollo: nos interesa incluir un proceso racionalizador de vigilancia a un patrimonio que nos define”, afirmó Eduardo Cruz Vázquez, miembro fundador del Grecu.

También señala que el Bosque de Chapultepec, -ubicado en la zona del Paseo de la Reforma- debe preservarse como pulmón ambiental, pues además cuenta con el Museo de Antropología e Historia, que contiene una parte prehispánica simbólica de la identidad nacional.

Paseo de la Reforma está revestido de monumentos artísticos e históricos, además de que su trazo corresponde a un proceso del siglo XIX, por tanto, lo que allí ocurra afecta de manera directa la noción del pasado del país y su naturaleza desde que se originó, en la época de Maximiliano de Habsburgo, explicó Cruz Vázquez.

En esa arteria “podemos observar diversos ejemplos de toda la arquitectura que México ha podido acumular hasta llegar a la modernidad. Convergen etapas que muestran la configuración del país, por ejemplo, la mitología que rodea las zonas de los Indios Verdes y Tlatelolco, o el caso de la Estela de Luz”, manifestó el académico de la UAM.

“Debería pensarse como un lugar público recreativo y no añadirle más complejidad, ya que reúne un amplio segmento de la población perteneciente a diferentes clases sociales”. Además muestra muchas cosmovisiones: desde la modernidad de Santa Fe hasta las zonas más populares por las cuales atraviesa, concluyó Eduardo Cruz.