El final se acerca… Iniesta y Márquez, ejemplo de exquisitez

Este fin de semana, se vio lo que en unas semanas será el fin de dos carreras futbolísticas extraordinarias, y que el destino en cierto tiempo los unió. La de Andrés Iniesta y la de Rafael Márquez.

En primer lugar, pondremos en la vitrina, al originario de Fuentealbilla, Albacete. No solo es Andrés Iniesta, eso sería faltarle al respeto, es Don Andrés Iniesta. El futbolista más cerebral de la época moderna. Le puso pausa al juego, tuvo precisión y exactitud al pasar. Vio espacios donde no los había. Jugó con el tiempo y con sus rivales. Ganó absolutamente todo.

El Barcelona le dedicó su mejor partido frente al Sevilla, no así en Roma. Iniesta levantó como capitán su último título blaugrana antes de marchar a China, aunque ya está ganada la Liga, no la podrá levantar, porque el trofeo de campeón se le entregará al club blaugrana al inicio de la siguiente temporada, pero que también le pertenece…

Mientras que en el Jalisco, Rafa Márquez tuvo su último encuentro en el estadio que lo vio debutar profesionalmente un 19 de octubre de 1996. Se despidió de su afición, aunque todavía conserva esperanzas de ser llamado a la Selección Mexicana para asistir a la Copa del Mundo Rusia 2018, donde espera dar su adiós definitivo en el balompié.

La afición sabía que era un día especial para su líder y capitán y se lo hizo saber desplegando una bandera monumental con su imagen, mientras que su equipo saltó a la cancha con una camiseta con el número cuatro

En la cancha Márquez, quien a sus 39 años jugó 90 minutos, mostró su calidad técnica y liderazgo aunque fue maltratado con varias entradas fuertes y golpes de sus rivales…

En Madrid, fue la Copa de Andrés. Las aficiones catalanas y andaluzas se unieron para ofrecerle un homenaje merecido, cariñoso, entrañable, retumbando su apellido en el Wanda Metropolitano, que le llenó los ojos del más hermoso sentimiento: el amor.

Iniesta lloró en el banquillo, Andrés no soportó la emoción y rompió en llanto, tal como ocurrió cuando fue separado de su familia hace 16 años, para ser acogido en La Masia; emocionado, tras la impresionante ovación de todos los que se encontraban en la casa del Atlético, luego subió tranquilo a levantar el título de manos del Rey Felipe VI. Alzó la Copa número 30 del Barça, cuarta consecutiva, que significa su título 31 desde la Liga 2000-01 con Frank Rijkaard. No será el último galardón puesto que el próximo domingo en Riazor la lista ascenderá a 32 cuando matemáticamente se corone en la Liga.

La despedida de Márquez de la cancha del Estadio Jalisco ocurrió en medio de un sonora ovación y entre gritos de “Olé, olé, olé, Márquez, Márquez!”.

El legendario y mejor jugador de la historia de México, Hugo Sánchez lo llamó "el estandarte" y "símbolo del futbol mexicano", Ronaldinho lo calificó de "uno de los mejores" con los que jugó y Josep Guardiola explicó que "hace mejores a sus compañeros a través de su juego": Rafael Márquez es uno de los pocos futbolistas mexicanos que se sientan en la mesa de los mejores.

Su último partido oficial con Atlas será este próximo sábado ante Pachuca, por la Jornada 17 del Clausura 2018. Los Tuzos tienen preparado un homenaje para el Káiser, quien vivió grandes momentos con el Grupo Pachuca durante su paso por León, club con el que salió campeón del Apertura 2013 y Clausura 2014.

Andrés, en su última final de blaugrana, después de más de tres lustros de ejemplar comportamiento e instrucción, no pudo tener un mejor tributo a sus 34 años, al mostrarle a la afición que le coreó todo lo que realizó, incluido, un disparo al travesaño y un gol genial burlando con una finta al portero sevillano.

El maestro Iniesta dio una clase magistral: de entendimiento con sus compañeros y de creatividad, no solo en la final de la Copa del Rey, sino en toda su carrera, ya sea con el club de sus amores o con La Roja.

Rafa Márquez, durante estos 20 años de carrera ha tenido un paso por el futbol mundial envidiable. Además de los rojinegros, pasó por Mónaco, Barcelona, New York Red Bulls, León y Verona, en todos dando cátedra de lo que es un buen central, y ha sido, durante las dos décadas recientes, el líder y capitán del Tri… Es el faro al que siempre voltea a ver, cuando duda de sí mismo y hombre de confianza del seleccionador actual, el colombiano Juan Carlos Osorio.

Ya sea como jugador o como auxiliar técnico, Márquez viajará con la delegación de la Selección mexicana que disputará el Mundial. Pese a los problemas legales con el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, Juan Carlos Osorio considera que el capitán de Atlas es una pieza clave en el vestidor por el liderazgo que ejerce sobre el grupo.

Rafa, aún mantiene la esperanza de ir a su quinto Mundial, sería la cereza en el pastel de su carrera y ponerse a la altura de ‘La Tota’ Carbajal, Lothar Matthaus y Gianluigi Buffon como los únicos en jugar cinco Copas del Mundo.

Su palmarés acumula 21 títulos, entre ellos uno personal que es el único futbolista azteca en ganar la Champions League. Y claro, esto es gracias a su talento y liderazgo, pues en todos los equipos que ha estado al menos en un partido ha portado el gafete de capitán.

Lo único que se le puede reclamar –si hay algo– son sus errores con la Selección Mexicana de Futbol. Por cuestiones que sólo él conoce en momentos importantes le ha fallado al Tri. Por ejemplo, esa expulsión por el golpe a Coby Jones en 2002 en los octavos de final del Mundial ante Estados Unidos.

Parece que en este tiempo, solo hay una espina que tiene clavada: un campeonato con Atlas. Lo más cerca que se quedó fue en el Verano del 99, la final que perdieron ante Toluca en penales.

Claro, esto no le resta todo lo que consiguió a nivel de clubes. Formó parte de un Barça de época, con jugadores como Ronaldinho, Xavi, Iniesta, los inicios de Lionel Messi, las contrataciones de Thierry Henry, compartir la central con Charles Puyol y más.

Andrés y Rafa, Rafa y Andrés, gracias por las exhibiciones y cátedras mostradas en los campos de batalla. Enseñaron como se debe de jugar en sus respectivas posiciones y estoy seguro, que son y serán el ejemplo a seguir de varios jugadores y próximos a serlos. Porque su profesionalismo y calidad quedaron exhibidos en cada césped que sintió sus pisadas.

*Nota del Editor: Foto: Especial Internet*