Cruz Azul, un experto en defraudar a su afición

América estaba muerto en el primer tiempo con un 3-0 contundente. Sin embargo, los fantasmas de antaño recorrieron el Estadio Azul, cayó en sus yerros históricos y se fue con las manos vacías tras recibir cuatro goles sin respuesta. América se volvió a mofar de los celestes, tal como ocurrió hace dos años y medio en la final del Clausura 2013.

No importó que durante 45 minutos La Máquina fuera una auténtica locomotora, al final las Águilas encontraron la manera de responder, consiguiendo una de sus más grandes proezas para llevarse tres puntos y el alma completa de un Azul que volvió a llorar.

Cruz Azul, en 45 minutos invirtió lo papeles. Creyó tener sentenciado a un rival que de bajar los brazos sabe poco o nada cuando los celestes están enfrente. Parecían tener la fórmula para humillar, pero salieron humillados.

La fiesta celeste duró 45 minutos. Ricardo Peláez irrumpió en el vestuario. La única manera de salvarse a sí mismo, era salvar a Ignacio Ambriz. Y la única manera de salvar a Ambriz, era salvar al equipo, que aún supuraba la peste negra de la humillación ante las Chivas en el Estadio Aztec

Las Águilas se convirtieron en aves de rapiña y volaron alrededor de su víctima todo el complemento. Nada ni nadie las detuvo. Ni siquiera los cambios defensivos de Tomás Boy, que sacó a su talismán, Giménez. El Jefe pensó que serían suficientes los tres goles marcados. Le regaló el balón a las Águilas a la espera de contener todo. América sí lo entendió y atacó, impulsado por su superioridad numéri

Los de Coapa no fueron brillantes. Estuvieron lejos de serlo. Fueron perseverantes, eso sí, seguramente por las amenazas en el medio tiempo.

Los celestes, asustados todo el segundo tiempo, no supieron responder. Los atacaron sin cesar y nadie puso un freno a los goles americanistas, que le robaron el alma a un Azul ya silenciado y avergonza

Cruz Azul es experto en defraudar a su afición y desde finales de 1999 ha aumentado la intensidad de sus fracasos, en los que se incluyen todo tipo de situaciones, aunque siempre con la derrota como consecuen

Como en el Invierno 99', tras empatar en el Estadio Hidalgo con Pachuca, La Máquina sólo debía vencer por la mínima en el Azul para lograr su noveno campeonato. Fueron incapaces de anotar en casa y cayeron en gol de oro, para desperdiciar una oportunidad inmejorable.

O ese mismo año en la Copa Libertadores, cuando la mesa estaba puesta. Cruz Azul logró la hombrada en la Bombonera y venció a Boca Juniors por 1-0 en la Final de Vuelta; todo se definiría en penalt

Pablo Galdames, José Alberto Hernández y Julio César Pinheiro fallaron desde los once pasos. La Máquina cayó por marcador de 3-1 cuando las ilusiones estaban por los cielo

En el Repechaje de 2003, Cruz Azul buscaba su pase a la Liguilla contra Chivas, venció 4-1 en la ida e incluso anotó primero en el duelo de vuelta, con lo que se enfilaba de lleno a la Fiesta Gran

La Máquina cayó 4-1 en la vuelta, disputada en el Estadio Jalisco, y por peor posición en la tabla fue eliminada del torneo en una de sus caídas más inverosímile

En el 2008, en su primera final de ese año, contra Santos, perdió 2-1 la ida en casa; sin embargo, tenía la oportunidad de remontar en Torreón

El equipo de La Noria empató 1-1 en la Comarca, y nuevamente se quedaba con las ganas al sucumbir por 3-2 globa

El torneo siguiente también fue de pesadilla. Cruz Azul cayó 2-0 en el Estadio Azul contra Toluca y parecía sentenciado, pero una hombrada en la Bombonera llevó todo al punto de penal

De nada sirvió empatar el global. Los celestes cayeron desde los once pasos con falla de Alejandro Vela.

Luego llegó la pesadilla en Monterrey. La Máquina parecía enfilarse al campeonato. En la ida vencía 3-1, pero para la segunda mitad le remontaron por 4-

Pese a ello, bastaba con vencer en casa. Nueva decepción. La Máquina cayó 2-1 en la vuelta e hiló su tercera final consecutiva con derrota en dicha instanc

Ni en Concachampions pudo coronarse. Tras vencer por 2-1 a Pachuca en la final de ida, La Máquina estaba a sólo segundos de ir al Mundial de Clu

Un gol en tiempo agregado, en el Estadio Hidalgo, puso el marcador global en 2-2, pero por mayoría de tantos como visitantes, los Tuzos se coronaron.

La mayor “cruzazuleada” llegó en la final del Clausura 2013; La Máquina venció en la ida por 1-0 al América, aumentó su ventaja en el de vuelta, antes de la primera mitad, y estaba a dos minutos de coronarse

Al 88' anotó Aquivaldo Mosquera; al 90+3' se sumó Moisés Muñoz, y desde los once pasos se coronó el América.

Y Cruz Azul la “cruzazuleó” una vez más el fin de semana pasado.