Trump… Dios nos libre

Dios libre a los mexicanos y a los mismos gringos de que Donald Trump gane las elecciones a la presidencia de Estados Unidos, programadas para el ocho de noviembre próximo.

Simplemente sus frases lo pintan de cuerpo entero. Imagínense, dice pretender construir  “un muro impenetrable, físico, alto, poderoso, hermoso”, en la frontera con nuestro país, y que será pagado 100% por México, aunque “los mexicanos aún no lo saben”.

¡Impenetrable! ¡Físico! ¡Alto! ¡Poderoso! ¡Hermoso! Solo le faltó decir: “Que nos separe de la chusma, e impida su ingreso (a EU)”.

Cierro los ojos y me imagino un muro construido en fierro fundido o de cemento, de diez metros de grosor y de cien metros de altura, y forrado de mármol; además, con un remate ex profeso para artillería desde donde se dispare a todo mexicano o nacional de países de Centro y Sudamérica que intente acercarse al muro, más imponente, incluso, que la Muralla China.

Los mexicanos sobre todo han contribuido a la economía de los Estados Unidos, han sido la fuerza laboral de este país durante tantos años. Sin embargo, al republicano los mexicanos le provocan un sentimiento de odio, de desprecio, y los considera “violadores y asesinos”.

Palabras que no caben en un hombre de Estado.

En la época de nuevas generaciones de derechos humanos, escuchar las palabras de Donald Trump es como trasladarnos por un túnel del tiempo a la época de Adolfo Hitler; ambos de personalidad semejante. Cuando menos eso proyecta el aspirante a la presidencia de nuestro vecino del norte.

Y así lo ha comparado el Presidente de México, Enrique Peña Nieto; tiene razón, en medio de sus dislates.

En la biografía de Hitler, máximo dirigente de la Alemania nazi, se cuenta que “tras ser nombrado canciller en 1933, liquidó las instituciones democráticas de la república e instauró una dictadura de partido único (el partido nazi, apócope de Partido Nacionalsocialista), desde la que reprimió brutalmente toda oposición e impulsó un formidable aparato propagandístico al servicio de sus ideas: superioridad de la raza aria, exaltación nacionalista y pangermánica, militarismo revanchista, anticomunismo y antisemitismo.  (http://www.biografiasyvidas.com/monografia/hitler/) .”

Trump por el momento pretende un muro. ¿Y después? ¿Campos de concentración para exterminar mexicanos o personas de otros países?

¡Qué terror!

Sin pensarlo demasiado Donald Trump aceptó la invitación de Peña Nieto para venir a México, mostrando al principio moderación y concordia quizá para conquistar el voto renuente a su proyecto. Sin embargo, su silencio ante sus humillaciones a los mexicanos y la confirmación de pretender la construcción del muro, desnudaron a un hombre de pensamiento cruel, sin el menor respeto a los derechos humanos.

Qué grave. Y más grave la acción suicida del Presidente de México, Enrique Peña Nieto, de invitar a Donal Trump a nuestro país.

La invitación fue motivo de crítica hacia Peña Nieto, tolerar las impertinencias de Trump, todavía más. ¿Le quedaba otra salida? Defender a México vía mensajes de Twitter y mediante entrevistas en diversos medios de comunicación. Enfrentarlo en vivo, hubiera provocado hasta una guerra entre ambos países o por lo menos la ruptura de la relación bilateral.

“La comunidad mexicana contribuye a la prosperidad de Estados Unidos; son personas de bien, que respetan la familia y la ley. Merecen el respeto de todos”, dijo Peña Nieto durante el encuentro público con el republicano como intentando convencer diplomáticamente de desistir de la construcción del muro.

No es mal mensaje. Sin embargo, Peña Nieto, y los próximos presidentes o presidentas de México, deben ocuparse con urgencia en forjar un México próspero, de economía sólida y fuerte, que no le pida nada a Estados Unidos… más, que preocuparse por un muro que impida la salida de los mexicanos desempleados.

El PRI y el PAN cargan con el peso histórico de un México pobre, corrupto y sin fuentes de empleo, esta causa principal de la delincuencia y de la expulsión de mano de obra a Estados Unidos. ¿Por qué el PRI y el PAN? Porque ambos partidos han gobernado nuestro país sin resultados positivos para los mexicanos.

Claro, el resto de los partidos políticos también comparten responsabilidad cuando se coluden con el partido gobernante atendiendo solamente intereses de grupo.

¿Hacia dónde va México? ¿A un levantamiento social? ¿O a una guerra con Estados Unidos?

Donald Trump ya fijó claramente su postura, y de ganar, nada bueno le espera a México. Y Peña Nieto… ¿qué le pasa? No ha dado una en los últimos meses; se le ve sin ganas de gobernar y actúa como si pretendiera la derrota de su partido, el Revolucionario Institucional en las elecciones presidenciales mexicanas del 2018.

EL EQUIPO DE TRANSICIÓN DE ALEJANDRO MURAT

El próximo Gobernador de Oaxaca, Alejandro Ismael Murat Hinojosa, la próxima semana presentará su equipo de transición; muy probablemente el lunes, salvo alguna eventualidad de última hora.

Y según lo previsto, Alejandro Murat se reunirá con el gobernador saliente, Gabino Cué Monteagudo, y dará a conocer a los integrantes de su equipo por mesas temáticas: Gobernabilidad, salud, economía, turismo, asuntos indígenas, obras públicas, etc. Y, por supuesto, a los responsables de cada una de ellas; incluso, por cada mesa puede haber de uno a tres responsables.

Es probable, sin embargo, que ese día no dé a conocer todas las mesas ni todos los nombres.

¿Y quiénes son las mujeres y los hombres seleccionados por Alejandro Murat para ayudarlo en esa tarea? Mmm. Ahí empieza el gusto, el susto y la taquicardia. Ja, imagínenselos a las y a los aspirantes rezando un rosario, haciendo changuitos y encendiendo una veladora a San Judas Tadeo.

¡Qué nervios! ¡Relájense! El que tiene que ser, será… aunque no deba ser.

Y aquí se engarza el susto que se llevarán las oaxaqueñas y los oaxaqueños con el nombramiento de los integrantes del equipo de transición y de entrega-recepción, pues se considera como una proyección del Gabinete Legal y Ampliado; es decir, se convierten en prospectos para titulares de secretarías, subsecretarías, coordinaciones, direcciones, institutos y demás cargos en la administración estatal.  Igual, y las personas nombradas resultan las idóneas.

Así que, si no ocurre otra cosa, la próxima semana habrá ya un bosquejo de gabinete cuando Alejandro Murat dé a conocer la integración de su equipo de transición y entrega-recepción. A ver como arranca desde ese momento “el milagro oaxaqueño”. Y advertido está que Oaxaca no es igual ni al Estado de México, ni a ninguna otra entidad.

Claro, no siempre quienes integran el equipo de transición y de entrega recepción llegan a formar parte del Gabinete Legal y Ampliado; esta tarea es un filtro en tres sentidos: Para dejar en el camino la ineficiencia, para seleccionar de inmediato la eficiencia y para reservar perfiles para cuando sean necesarios los relevos, y éstos perfiles a veces ocupan inicialmente los cargos menos relevantes, pero realmente son los cuadros de confianza.

Por ejemplo, en el gabinete del Presidente de México, Enrique Peña Nieto, Aurelio Nuño Mayer no figuró de entrada como Secretario de Educación Pública; su nombramiento en el cargo se dio después como un relevo.

Ocurre así porque el mandatario entrante primero cumple con las cuotas prometidas.

En fin, el próximo lunes, si no ocurre otra cosa, se despejaran incógnitas.

Pero… ¿cómo quienes pueden integrar el equipo de transición y de entrega recepción? Algunos de los siguientes: Alejandro Avilés Álvarez para la mesa de gobernabilidad junto con Celestino Alonso, o éste en la mesa de planeación; una terna de arquitectos para la mesa de obras públicas, entre ellos quizá Jesús Rodríguez Socorro; Vicente Mendoza Telléz Girón para la mesa de Finanzas; Donato Augusto Casas Escamilla en la mesa relacionada con administración, y, entre otros, “Chucho Bolitas” para asuntos de transparencia.

rosyrama@hotmail.com