Tlaxiaco, donde el PRD se despachó con la cuchara grande

Ciudad de Tlaxiaco, único distrito electoral oaxaqueño cuya elección de diputados anuló el órgano jurisdiccional local en materia electoral. Uno de un total de 25. ¿La razón legal? Irregularidades sustanciales que dieron pie a la causal genérica para la nulidad.

Y no es para menos. Desde que la Sala Xalapa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) hizo el reenvío del expediente, quedaron exhibidas las irregularidades en dicha elección, cuyo resultado, de acuerdo al cómputo impugnado, favoreció a la fórmula de candidatos de la coalición “Con Rumbo y Estabilidad por Oaxaca”, que encabezó Alejandro Aparicio.

Irregularidades que, incluso, ponen en entredicho la actuación de miembros del Consejo Distrital del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) porque además del cómputo distrital, realizó una mesa de trabajo que, según se entiende, desempeñó funciones similares.

El Consejo Distrital “se extralimitó en sus funciones”, consideró el órgano jurisdiccional. Eso en términos jurídicos. Ahora en términos políticos cabe preguntar: ¿Predominó alguna afinidad política en miembros de dicho Consejo? ¿O simplemente la extralimitación fue producto de deficiencias en la capacitación?

Cuando la integración de los Consejos Distritales Electorales hubo acusaciones públicas sobre una pretendida manipulación por parte de los partidos políticos de acomodar cuadros como consejeros electorales en distritos donde tenían influencia. En los últimos procesos electorales, en Tlaxiaco ha predominado el PRD; gobierna la cabecera distrital y tiene a los actuales diputados local y federal. 

Como sea, no hay certeza en el resultado de la elección como bien dicen los órganos jurisdiccionales. Incluso, no la hay después de purgado cualquier error aritmético en las sumas porque detrás de “error” quien sabe cuántas anomalías existan.

Pero lo más grave es la presión y la violencia ejercida sobre los electores para obligarlos a votar a favor del candidato de la coalición CREO. En su sentencia lo explica el TEEO. Incluso, la Sala Xalapa ordena tomar en cuenta los agravios relativos formulados por la coalición PRI-PVEM, cuya fórmula de candidatas, encabezada por Irma Piñeyro, había quedado en segundo lugar.

No se trata de ocurrencias, sino de evidencias documentadas y notariadas sobre la presión y violencia ejercida sobre los electores. ¿Qué tipo de presión? No conocemos la impugnación ni la sentencia completa, pero suponemos que la presión la ejercieron autoridades y fue determinante porque influyó en la libertad del voto.

Además, la presión por parte de autoridades supone la violación al principio constitucional de equidad en la contienda electoral, que en sí misma ya es una falta grave.

Así que el Pleno del Tribunal Electoral del Estado de Oaxaca resolvió anular la elección de diputados de mayoría relativa del Distrito Electoral de Tlaxiaco, dejando sin efecto la constancia de mayoría expedida a favor de la fórmula de candidatos de la coalición CREO, y ordenó al Congreso local emitir el decreto para convocar a elecciones extraordinarias, para lo cual el OPLE tendrá que realizar las tareas correspondientes.

Por cierto, el magistrado presidente, Raymundo Wilfrido López Vázquez, votó en contra y formulará voto particular.

A ver en qué termina el caso Tlaxiaco. Por lo pronto, se abre el plazo para impugnar la sentencia del TEEO, y la revisión de la misma puede confirmarla, revocarla o modificarla. Pero pase lo que pase, la presión ejercida sobre los electores (documentada) no deja lugar a dudas sobre resultados que no reflejan la voluntad popular.