Se tambalean las candidaturas a las diputaciones oaxaqueñas

Se los dijimos, que el Consejo General del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) había engañado con el cumplimiento de la paridad de género en el registro de candidaturas a las diputaciones locales, que había cambiado las tablas de competitividad. Y, ¡zas!, ayer así lo resolvieron los magistrados de la Sala Xalapa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Tenía razón la lectora que alertó sobre las trampas en el IEEPCO, sobre posibles acuerdos en lo oscurito entre la autoridad electoral y los partidos políticos y coaliciones mediantes los representantes ante el Consejo General.

¿Qué es lo que pasó?

Que las consejeras y consejeros de dicho Consejo, presidido por Gustavo Meixueiro Nájera, aprobaron con anticipación un acuerdo mediante el cual clasificaban los 25 distritos electorales locales en “más competitivos y menos competitivos”: 12 y 12, más uno (algo así como comodín), para garantizar la paridad de género en el registro de candidaturas para las elecciones a las diputaciones locales por el principio de mayoría relativa.

Entonces, en los 12 distritos “más competitivos” los partidos políticos y las coaliciones tenían que registrar seis fórmulas de candidatos (hombres) y seis fórmulas de candidatas (mujeres). Y en los 12 distritos considerados como “menos competitivos”, igual: Mitad y mitad.

Sin embargo, la coalición “Juntos Hacemos Más” integrada por el PRI y el PVEM para las elecciones de diputados, en los 11 distritos más competitivos solicitó el registro de siete fórmulas de “candidatos” y solamente cuatro de mujeres. (Son 11 porque el distrito de Santa Lucía del Camino no contó en el momento del registro de candidaturas, pues entonces no formaba parte de la coalición. Después hubo una modificación al convenio de coalición, e incluyeron este distrito, y excluyeron al de Matías Romero en donde el PRI compite en candidatura común con otro partido político.)

Y en los 12 distritos menos competitivos, donde tiene menos posibilidades de ganar, fue a la inversa: La citada coalición registró ocho fórmulas de candidatas (mujeres) y solamente cuatro fórmulas de candidatos hombres. Es decir, mandó a más mujeres a distritos perdedores, cuando esto lo prohíbe la Ley General de Partidos Políticos, pues viola los principios de progresividad e igualdad de los derechos humanos, y viola el propio acuerdo del Consejo General del IEEPCO.

Ja. ¡Las consejeras y consejeros violando su propio acuerdo, al consentir registros que incumplen los lineamientos para garantizar la paridad de género! Y todo porque se lo pidió la coalición PRI-PVEM; cuando menos así se entiende en la exposición de la sentencia de la Sala Xalapa.

No hubo mayor razón ni fundamento. Ups.

Todo un revoltijo y cochinero, que genera falta de certeza jurídica, y solapado por las propias consejeras y consejeros electorales: Filiberto Chávez Méndez, Gerardo García Marroquín, Uriel Pérez García, Rita Bell López Vences; Elizabeth Bautista Velasco y Nora Hilda Urdiales

Sánchez. Por supuesto, principalmente solapado por el Consejero Presidente, Gustavo Meixueiro Nájera, en quien recae la responsabilidad de la conducción del Consejo y del Instituto.

¿Alguien de ellas o de ellos votó en contra de los registros trampeados? Digo, para que quede a salvo su honorabilidad.

¿Consejeras, consejeros y Consejero Presidente estarán al servicio del PRI-PVEM? ¿O es como planteamos en ocasión anterior, que bailan al son que les toquen los partidos y coaliciones? Porque según parece también solaparon a la otra coalición.

Los magistrados de la Sala Xalapa se percataron de que en el registro de candidatas y candidatos de la coalición “Con Rumbo y Estabilidad para Oaxaca” (CREO), conformada por el PRD y el PAN, también se dio una situación similar de modificación de la competitividad de los distritos electorales; es decir, que al parecer también trampeó el cumplimiento de la paridad de género.

Por lo tanto, los magistrados de la Sala Xalapa resolvieron:

Revocar el acuerdo impugnado; es decir, la aprobación (de forma supletoria) de las candidaturas de diputados y diputadas de la coalición “Juntos Hacemos Más” (PRI-PVEM), por el principio de mayoría relativa.

Revisar las candidaturas de la coalición CREO porque también detectaron incumplimiento en la paridad de género.

De paso revisar las candidaturas de todos los partidos, por si alguno no cumple.

Y en el caso de la coalición PRI-PVEM, que es el caso más delicado porque la deja sin candidaturas hasta que cumpla con la paridad de género, le da un plazo de 24 horas y para ajustar las candidaturas a los lineamientos de competitividad, y al IEEPCO un plazo de 48 horas para revisar requisitos de elegibilidad de candidatas y candidatos y aprobar los registros procedentes.

Por lo pronto, todas las candidaturas están en riesgo, principalmente las de las coaliciones. (Al parecer el PRS sí cumplió con la paridad).

¿No que el Consejo General IEEPCO había cumplido con la paridad de género en el registro de candidaturas a las diputaciones locales?

Qué exhibida han dado los magistrados de la Sala Xalapa al OPLE oaxaqueño.

Lean lo que se dice en el cuerpo de la sentencia:

“Por ejemplo, los distritos Ixtlán de Juárez, Santa Cruz Xoxocotlán, Loma Bonita, San Juan Bautista Tuxtepec y Teotitlán de Flores Magón en un principio fueron considerados de menor competitividad y posterior a la modificación, se ubican en los de mayor competitividad.”

Por ejemplo.