¿Rapiña política con los recursos destinados a los empresarios?

En el contexto del paro de actividades de empresarios oaxaqueños, circuló una información relativa a la existencia del beneficio del programa de Empleo Temporal Inmediato para trabajadores de empresas afectadas por los bloqueos carreteros y plantones de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Ciertamente, la Secretaría de Desarrollo Social autorizó alrededor de cuatro millones de pesos para ser entregados a los empresarios perjudicados económicamente y con ese recurso ayudarse con el pago de los sueldos de sus trabajadores, y evitar así despidos por falta de ingresos debido a la ausencia de turismo como consecuencia del conflicto magisterial; y, claro, también por la indolencia del gobierno para solucionar la problemática en vez de suministrar mejoralitos.

Sin embargo, ante una crisis económica y social de grandes dimensiones como la existente en Oaxaca, los mejoralitos, representados por los apoyos del programa de Empleo Temporal Inmediato, palian en algo la crítica situación de los empresarios y comerciantes afectados, que no tienen ingresos suficientes ni para pagar la nómina, ni la renta, ni los servicios, ni los impuestos, y todo lo que implica sostener un negocio y, a la vez, una fuente de empleo.

Y miren, se supone que de los cuatro millones de pesos autorizados por la Secretaría de Desarrollo Social, que preside José Antonio Meade Kuribreña, dos millones ya habrían sido canalizados a empresarios y comerciantes afectados del Centro Histórico de la capital oaxaqueña. Pero resulta que entre ellos mismos desconocen los nombres de los beneficiarios, en caso de haber sido entregado el recurso por parte de las autoridades correspondientes.

¿Qué autoridades? El recurso del programa de Empleo Temporal Inmediato del Gobierno Federal casi siempre es canalizado, no de manera directa, sino a través de las administraciones municipal y estatal, las cuales entregan el apoyo a los empresarios y comerciantes afectados. Así lo han hecho en ocasiones anteriores.

En ese contexto, cabe preguntar: ¿Y dónde están los dos millones de pesos? ¿Lo tiene el gobierno municipal o el gobierno estatal? ¿A qué empresarios y comerciantes beneficiaron con este recurso? ¿Y éstos realmente invirtieron el apoyo en el pago de sueldos de sus trabajadores? ¿O el recurso no se ha ejercido?

Según versiones de comerciantes, éstos saben que por normatividad el Gobierno Federal entregó al Gobierno Municipal de la capital oaxaqueña los dos millones de pesos (del total de cuatro) para que éste haga entrega del apoyo a los afectados. Pero… ¿a cuáles? Lo desconocen.

Por eso, ante la situación de emergencia prevalente en Oaxaca consideran necesario transparentar los recursos autorizados por el Gobierno Federal para paliar la crisis económica de empresarios y comerciantes afectados con la movilización magisterial. Es más, la población oaxaqueña en general tiene derecho a saber cuántos de ellos han sido beneficiados y quiénes son.

Igualmente tienen derecho a saber los mecanismos, procedimientos y requisitos para acceder al  programa de Empleo Temporal Inmediato, a fin de ampliar la base de beneficiarios. Porque los empresarios y comerciantes ubicados en el Centro Histórico de la capital oaxaqueña no son los únicos perjudicados con la movilización magisterial, sino también aquellos medianos y pequeños comerciantes de las colonias populares.

Hay dos millones de pesos más (de los cuatro autorizados). Y es poquito,  casi nada, en comparación a las afectaciones económicas y necesidades del sector productivo. No obstante, sirve por lo menos para pagar sueldos de trabajadores.

¿Y quiénes tendrán acceso a estos recursos? ¿Solamente los comerciantes del Centro Histórico? ¿Y los demás? Incluso, el conflicto magisterial afectó (y sigue afectando) a empresarios, comerciantes y población en general del interior del estado, sobre todo en zonas eminentemente turísticas, que han resentido la mayor afectación porque definitivamente el turismo optó por otros destinos sin conflicto, para disfrutar de las vacaciones de verano.

Vamos, el conflicto magisterial tronó a los oaxaqueños en el marco de la Guelaguetza, la cual, a pesar de todo, se llevó a cabo; sin embargo, la derrama económica fue mínima en comparación, por ejemplo, al 2015, año en que el turismo anegó las calles de la Ciudad de Oaxaca, las playas de Huatulco y Puerto Escondido, y los destinos de ecoturismo.

No obstante, ni siquiera hay Empleo Temporal Inmediato para empresarios y comerciantes del interior del estado, solamente para los del Centro Histórico de la capital oaxaqueña…y eso quien sabe si para todos, pues entre ellos mismos desconocen quiénes son los beneficiarios.

Es más, temen actos de rapiña política. ¿Rapiña política? Sí, que los recursos del programa de Empleo Temporal Inmediato tengan como destinatarios a electores afines a las administraciones municipal y estatal. ¿Y los demás? Que le hagan como puedan.

rosyrama@hotmail.com