Paquete 2017, ¿económico?, ¿o político?

Nada entiendo del Paquete Económico 2017, solamente la propuesta de un recorte al gasto público de 239,700 millones de pesos frente a lo aprobado para 2016; es lo único claro en la exposición del nuevo Secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña.

Bueno, ni tan claro. De por sí los políticos tienen un estilo parecido al de la “Chimoltrufia”: Así como dicen una cosa, dicen otra… y los gobernados terminamos con cara de “¿what?” o convencidos. Y muchos mexicanos estamos precisamente con cara de “¿qué?”, “¿qué dijo?”, “¿qué quiere decir?”, “¿qué va a pasar?”, “¿y ahora qué hacemos?”

Caray, ya ni siquiera podemos encontrar consuelo en irnos de “mojados” a trabajar a Estados Unidos, y menos si Donald Trump gana y cumple su amenaza de construir el muro “alto, fuerte, impenetrable y hermoso”; además pagado por México. Ups, con tan malas noticias presupuestales anunciadas por Meade, a nuestro país no le alcanzará ni para un bulto de cemento.

Ahora que si México solicita el apoyo de constructores especializados, el muro será tan hermoso y grande como la famosa Casa Blanca, localizada en Lomas de Chapultepec en la Ciudad de México.

En fin, por el momento preocupémonos, no por el muro, sino por el recorte presupuestal para 2017.

El coordinador del grupo parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados Federal, Francisco Martínez Neri, explicó que ese ajuste implica “recortes a programas sociales, en especial en los rubros de educación, salud y campo, así como las obras de carreteras y otros proyectos de infraestructura  en las zonas más pobres del país”.

“‘El recorte implica una restricción al crecimiento económico ya que una parte importante pega en la inversión en infraestructura. Hay una anemia de inversión que ni el sector privado ni el público han resuelto. Además, el ambiente externo no se ve con una mejora para echar las campanas al vuelo’, dijo a Expansión el director de Moody’s Analytics para América Latina, Alfredo Coutiño”, refiere un artículo publicado en dicho medio (http://expansion.mx/economia/2016/09/11/el-paquete-economico-otro-obstaculo-para-el-crecimiento-de-2017)

¿O sea que de nada sirve que Meade argumente lo siguiente?: “El Paquete Económico 2017 refrenda el compromiso con la estabilidad macroeconómica ante un entorno internacional adverso. Las medidas presentadas permitirán continuar con el cambio estructural que se ha propuesto durante la presente Administración y contribuyen a seguir protegiendo la economía de las familias mexicanas.”

¿Y así aspira a la candidatura del PRI a la Presidencia de México? No, pues ni quien vote por él, por lo menos si hoy fueran las elecciones. Claro, a Meade le dejaron el paquete de presentar el Paquete Económico 2017 elaborado por Luis Videgaray, quien si no hubiera renunciado a causa de Trump, en estos momentos estaría preparando su renuncia a causa de su terrorífica propuesta del recorte presupuestal en rubros sensibles para los mexicanos.

A Meade le tocarán las críticas. Y si como Secretario de Desarrollo Social era carismático entregando recursos de programas sociales, como titular de Hacienda se vuelve antipático presentando propuestas de recortes presupuestales.

Además, falta ver como vienen los impuestos, que según no subirán; sin embargo, la realidad termina siendo distinta. De pronto aparecen impuestos disfrazados.

Y el cobro de derechos, ¿cómo viene?

Al principio aclaré no entender el Paquete Económico. Pido paciencia y piedad por favor. Por eso pregunto, ¿qué significa el siguiente párrafo de la exposición sobre el paquetito?: “El PPEF para 2017 representa no sólo la consolidación del esfuerzo de reingeniería del gasto público emprendido durante la conformación del PPEF 2016, sino también la contención del gasto en servicios personales y la disminución de los gastos de operación, así como la adopción de alternativas de financiamiento, en especial en materia de inversión pública, como las Asociaciones Público Privadas (APP), además de asignar recursos para los primeros proyectos para el desarrollo de las Zonas Económicas Especiales (ZEE).”

Wikipedia define: “La Reingeniería es establecer secuencias nuevas e interacciones novedosas en procesos administrativos y regulatorios.” ¿Es esta la definición aplicable al discurso de Meade?

Sobre las APP encontramos la siguiente descripción: “En líneas generales, una asociación público-privada se refiere a un acuerdo entre el sector público y el sector privado en el que parte de los servicios o labores que son responsabilidad del sector público es suministrada por el sector privado bajo un claro acuerdo de objetivos compartidos para el abastecimiento del servicio público o de la infraestructura pública. Usualmente, no incluye contratos de servicios ni contratos llave en mano, ya que estos son considerados como proyectos de contratación pública, o de privatización de servicios públicos en los que existe un role continuo y limitado del sector público.”

Mmm, ¿entonces van a privatizar los servicios públicos?, ¿el sector privado hará la obra pública y será el dueño de la misma mientras el gobierno la paga a plazos? ¿Y qué personas físicas formarán parte de ese sector privado asociado?

¿Los recursos tijereados al gasto social en realidad son para los primeros proyectos de las ZEE?

¿El Paquete 2017 le da prioridad al proyecto Económico del presidente Enrique Peña Nieto? Claro, sin crecimiento económico tampoco hay desarrollo social. Pero los especialistas están diciendo que el recorte presupuestal implica una restricción al crecimiento económico de nuestro país. ¿Entonces?

Francamente el argumento de la disminución del ingreso por el bajo precio del petróleo (que es una de las causas del recorte presupuestal), ¿cómo se comprueba? ¿A quién le consta de manera fehaciente cuántos barriles de petróleo vende el gobierno mexicano, sea cual sea el precio? ¿Todo el ingreso por tal concepto va a las arcas nacionales? ¿O una parte va al cochinito para eventualidades diversas como, por ejemplo, las electorales?

 2017 es año de elecciones locales en algunas entidades e inicio del año electoral presidencial en México; el proceso electoral para renovar los poderes Ejecutivo y Legislativo federales en el 2018, iniciará en octubre de 2017. En este contexto, cabe preguntar: ¿Con la propuesta del recorte presupuestal el Gobierno Federal pretende dar un motivo más para la derrota del PRI en las urnas electorales… o prevé ganar?

La duda cabe, porque año tras año ha habido ajustes presupuestales (los hubo también en el gobierno del PAN), y cuando llega el proceso electoral los candidatos gastan a manos llenas, aún con las prohibiciones en materia de fiscalización. ¿De dónde sale tanto dinero? Porque los topes de precampaña y de campaña no son tan altos en comparación a las cantidades industriales de dinero que derrochan, y en relación al financiamiento público y privado permitido.

 En fin, hasta aquí el tema del Paquete Económico… ¿o político?

rosyrama@hotmail.com