Una oportunidad de reconciliación para el PAN

El Partido Acción Nacional (PAN) tiene una oportunidad de reconciliación en la sentencia de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para revisar las resoluciones intra-partidistas sobre la expulsión de tres cuadros panistas valiosos.

El máximo órgano jurisdiccional en materia electoral no confirmó la expulsión de Eufrosina Cruz Mendoza, Ernesto Javier Cordero Arroyo y Jorge Luis Lavalle Maury, sino más bien les dio la razón, aunque no de manera definitiva.

El Pleno de la Sala revocó las resoluciones emitidas por la Comisión de Justicia del Consejo Nacional del PAN que declararon infundados los juicios de inconformidad partidista presentados por los 3 panistas para controvertir su expulsión y ordenó su devolución a dicho órgano para que emita nuevas resoluciones.

Y la Comisión de Justicia “a la brevedad resuelva de forma particularizada, completa, exhaustiva y congruente los planteamientos omitidos y, en plenitud de atribuciones, defina si la expulsión decretada por la Comisión de Orden (del PAN), fue apegada a Derecho.”

Porque resulta que la Comisión de Justicia confirmó la determinación de la Comisión de Orden de expulsar a los 3 panitas “por actos de deslealtad” al hacer pública su intención de no votar por el entonces candidato del PAN a la Presidencia de la República, Ricardo Anaya Cortés.

Pero la Comisión de Justicia incurrió en falta de exhaustividad al “omitir estudiar los argumentos relativos a la violación al principio de taxatividad, a la discriminación derivada de su expulsión y a la objeción de conciencia como fundamento de la legitimidad de las conductas por las que fueron sancionados.”

Y bueno, la Sala Superior “calificó como fundados los agravios relacionados con la falta de exhaustividad porque se advierte que el órgano partidista no se pronunció sobre los hechos por los cuales se les expulsó, su contenido, y si éstos ameritaban una sanción partidista”.

Además la Comisión de Justicia “no atendió las características particulares del procedimiento y resolvió, de forma genérica e idéntica, los distintos hechos denunciados por los actores.”

O sea, la cúpula panista evidenció su enojo hacia los tres panistas castigándolos igualito. Y miren, una cosa es decir, y otra es hacer: El voto es libre y secreto y si bien alguien puede pregonar a los cuatro vientos no votar por determinado candidato, en realidad nunca se sabe por quién se vota porque al entrar a la mampara nadie lo ve.

En fin, ya lo pasado, pasado.

Y si ahora por la sentencia de la Sala Superior, la Comisión de Justicia del PAN tiene que pronunciarse nuevamente de manera particularizada, completa, exhaustiva y congruente sobre los planteamientos omitidos y definir si la expulsión decretada por la Comisión de Orden, fue apegada a Derecho, puede reconsiderar y resolver que ésta no lo fue así. Claro, una resolución en ese sentido tampoco escapa de ser impugnada. Pero ahí los “jefes” de los grupos internos deben tranquilizar a sus súbditos, de modo tal de devolverle la paz y la cohesión al PAN.

Porque además el horno no está para bollos ni en Acción Nacional ni en el país, el cual necesita de oposiciones fuertes que le hagan contra-peso al partido gobernante en turno. Por lo tanto los partidos opositores primero necesitan reconciliarse internamente.

Y si algo está muy claro es la proliferación de traidores en el PAN, y que no son quienes se atrevieron a alzar la voz ante los errores internos, empezando por la postulación de Ricardo Anaya. Los resultados de las elecciones de julio pasado dan la razón.

Así que desde un principio fue un error la expulsión de Eufrosina Cruz Mendoza, Ernesto Javier Cordero Arroyo y Jorge Luis Lavalle Maury; tres cuadros de valía para el PAN.

Eufrosina sobre todo es ícono en la lucha a favor de los derechos de las mujeres indígenas; ella empujó en la Cámara de Diputados Federal para hacer reformas constitucionales importantes en la materia.

Mucho la han criticado también, pero nadie se ha atrevido a hacer lo que ella ha emprendido contra corriente; su lucha, incluso, la ha llevado a formar parte de foros internacionales.

PAN OAXACA

Junto con las elecciones internas a la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, también se renovará el Comité Directivo del partido en el Estado de Oaxaca, para cuya dirección hay dos candidaturas: La de José Manuel Vázquez Córdova y la de Natividad Díaz Jiménez.

Naty Díaz va por la reelección, para lo cual pidió licencia como diputada federal a semanas de haber asumido el cargo. Ha sido aliada de la cúpula nacional que llevó al desastre al PAN, partido, que, por cierto, en Oaxaca obtuvo solamente una diputación local y por el principio de representación proporcional (plurinominal).

Por eso la mayoría de los liderazgos panistas le han manifestado su apoyo a Vázquez Córdova. El único temor en relación con Naty Díaz es que ella mantiene el control del Comité Estatal del PAN y de cierto presupuesto proveniente de dietas de legisladores.

En fin, a ver en qué termina la contienda panista.

rosyrama@hotmail.com

*Nota del Editor: Foto: pan.org.mx*