OPLE oaxaqueño, un peligro para la democracia

Dos días de resoluciones jurisdiccionales en contra de acuerdos avalados por el Consejo General del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO), han bastado para evidenciar la complicidad de este OPLE con partidos políticos.

¿O no es complicidad? ¿Qué será entonces? Verán:

La extralimitación y los tramposos

El IEEPCO emitió criterios para garantizar la paridad de género en el registro de las candidaturas a las diputaciones por el principio de mayoría relativa y para las planillas de concejales a los ayuntamientos.

Para las candidaturas a las diputaciones, el IEEPCO clasificó los 25 distritos electorales locales en 12 de mayor competitividad y 12 de menor competitividad. Y en cada uno de estos bloques los partidos y coaliciones debían registrar 6 fórmulas de candidatas (mujeres) y seis fórmulas de candidatos (hombres). Y el distrito faltante quedó algo así como comodín.

Sin embargo, el IEPPCO, a petición de la coalición PRI-PVEM, modificó sus propios lineamientos: Distritos menos competitivos los pasó al bloque de mayor competitividad, y viceversa. O sea, en términos comunes: Trampearon la equidad de género.

Y así dicha coalición en sus 11 distritos más competitivos solicitó el registro de siete fórmulas de hombres y cuatro de mujeres. (11 porque el distrito de Santa Lucía del Camino no contó, pues en ese momento no formaba parte de la coalición, posteriormente lo incluyeron, y excluyeron al distrito de Matías Romero donde el PRI compite en candidatura común con el PES.) Y en sus 12 distritos con menos posibilidades de ganar ocurrió a la inversa: Registró ocho fórmulas de mujeres y cuatro hombres.

Por eso, en su sesión del viernes pasado el Pleno de la Sala Xalapa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) revocó el registro de las candidaturas a las diputaciones de la coalición PRI-PVEM.

Incluso, el cuerpo de la sentencia cita: “…se desprende que el Consejo General del (IEEPCO) se extralimitó en sus funciones al haber modificado un acuerdo previamente aprobado, solamente con base en una petición realizada por una coalición, por medio de la cual manifestó que los distritos de mayor y menor competitividad no garantizaban una garantía de triunfo por cuanto hace al sector femenino.”

Pero, claro, el PRI estatal rechaza cualquier trampa a la paridad de género. Y en un comunicado, aseguró lo siguiente: “No obstante que nuestra Coalición registró 13 candidatas y 11 candidatos a Diputados Locales, el Tribunal Federal Electoral, Xalapa, alteró injustificadamente los acuerdos de paridad del IEEPCO.”

¿Qué tal? ¿O sea que los magistrados de la Sala Xalapa son los tramposos y violaron el acuerdo de paridad?

El revés del TEEO…y tanto peca el que mata a la vaca...

Y tras el revés de la Sala Xalapa al OPLE oaxaqueño, el Pleno Tribunal Electoral del Estado de Oaxaca (TEEO) la noche del sábado le dio otro: revocó el acuerdo del IEEPCO por el cual registró las candidaturas de diputados y diputadas por el principio de mayoría relativa de la coalición PRD-PAN porque “no cumplió con la paridad de género, dado que (en) el bloque competitivo designó a siete candidatos y cinco candidatas.”

Según el comunicado del TEEO dicha coalición “al registrar sus fórmulas de manera distinta a lo ordenado por el (IEEPCO), vulneró los principios constitucionales de igualdad entre hombres y mujeres, paridad de género y equidad en las condiciones de la contienda.”

¿Nada más la referida coalición vulneró tales principios? Ja. Como dice la filosofía popular: “Tanto peca el que mata la vaca, como el que le agarra la pata”. Entonces, si el Consejo General del IEEPCO aprobó los registro, también los vulneró… más bien, fue el principal infractor, porque es la autoridad electoral la que debe garantizar el cumplimiento de la paridad de género; incluso, negando a los partidos el registro de las candidaturas.

Pero en este caso, las consejeras y los consejeros, así como el Consejero Presidente, Gustavo Meixueiro Nájera, violaron su propio acuerdo al avalar registros de candidaturas que no garantizaban la paridad de género.

Ya la Sala Xalapa, en su sesión del viernes pasado, había ordenado al IEEPCO revisar las candidaturas de la coalición PRD-PAN porque también detectó una situación similar a la de la coalición PRI-PAN: Modificación en la tabla de competitividad de los distritos electorales para garantizar la paridad de género; tabla relativa a los lineamientos ex profeso emitidos por el propio OPLE oaxaqueño.

Tanto le entró la duda a los magistrados de la Sala Xalapa que también ordenaron al IEEPCO revisar el registro de las candidaturas de todos los partidos políticos.

¿Qué tal?

Otras revocaciones:

El pleno del Tribunal Estatal Electoral de Oaxaca (TEEO), en la misma sesión de la noche del sábado, revocó dos candidaturas a diputados locales: La de Juan Mendoza Reyes, quien ocupaba la segunda posición de la lista plurinominal del PAN; y la de Carol Antonio Altamirano, perredista, pero postulado por Acción Nacional a la diputación por el distrito de Salina Cruz.

Curiosamente, ambos presidentes estatales de su respectivo partido político.

¿Las razones? Según el TEEO: Que Juan Mendoza es inelegible porque no se separó de su cargo de presidente estatal del PAN con la anticipación establecida en los estatutos panistas. Y en el caso de Carol Antonio, porque no participó en el proceso de selección interna de Acción Nacional, sino de último momento renunció a la dirigencia local del PRD y apareció registrado como abanderado azul; es decir, le “fabricaron” una candidatura violando derechos políticos de panistas.

En ese contexto, cabe preguntar: ¿Y el OPLE oaxaqueño no revisa que los candidatos cuyo registro solicitan los partidos y coaliciones, hayan sido electos o designados conforme a los estatutos y convocatorias respectivas? ¿O los partidos falsearon la documentación probatoria de ello?

¡Caso PES!

Quizá haya situaciones complejas para las consejeras y los consejeros del IEEPCO. Sin embargo nada los exime del incumplimiento de la ley. No obstante, desacataron el mandato de la Constitución local al aprobarle al Partido Encuentro Social (PES) su lista de candidaturas a las diputaciones locales por el principio de representación, cuando solamente registró una fórmula de candidatos a diputados de mayoría, y para tener derecho a la lista necesitaba registrar por lo menos 12 de mayoría.

Así que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de Oaxaca echó para atrás el registro de la lista plurinominal del PES.

Claro, no podía ser de otra manera. Caray, ¿de un solo distrito iban a sacar los votos para asignarle las diputaciones plurinominales al PES? Las pluris se asignan a los partidos en función al porcentaje de votos obtenido en la circunscripción estatal.

Francamente, deja lugar a muchas dudas y conjeturas la actuación de los consejeros, consejeras y Consejero Presidente del IEEPCO.

Casualmente (¿o causalmente?) con el PES el PRI, ya coaligado con el PVEM y con el Panal, intentó hacer una candidatura común para postular al mismo abanderado a gobernador, e intentó diversas formas de participación para las elecciones de diputados y concejales.

Solo un recuento de daños a la democracia

Todo lo anterior es solamente un pequeño y breve recuento de daños a la democracia en el estado de Oaxaca, cometidos desde el seno de la propia autoridad electoral. Porque hay mucho más.

Las sentencias jurisdiccionales, sobre todo las últimas, han exhibido al OPLE oaxaqueño como un órgano que vulnera de manera constante sus propios principios rectores: Independencia, imparcialidad, objetividad, legalidad, certeza y máxima publicidad.

¿En qué concepto tendrán las ciudadanas y los ciudadanos oaxaqueños al IEEPCO? Uy, ¡imagínense!

¿El INE tomará cartas en el asunto? ¿Ocurrirá lo de Chiapas donde destituyeron a los consejeros por no garantizar la paridad de género (entre otras causas)?