Gobierna la CNTE… estamos sin clases y sin autoridad

Todo el fin de semana los medios de comunicación montaron guardia en espera de información positiva para dar la buena y grandiosa noticia del inicio del Ciclo Escolar 2016-2017 en los 31 estados y en la Ciudad de México.

Sin embargo, otra vez fluyó una mala noticia: La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se sostenía en su acuerdo de no iniciar el ciclo escolar en Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán; instrucción pública paralizada, pues, y de manera indefinida como desde hace tres meses, cuando menos en la entidad oaxaqueña.

Por el contrario, las secciones sindicales adheridas a la CNTE seguirían con sus movilizaciones: bloqueos carreteros, marchas, plantones y “paro” de actividades educativas; incluso, amenazaban con radicalizarlas.

Mientras tanto, el Gobierno Federal hacía mutis. Ni el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; ni el Secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, dieron luces ya no de solucionar de fondo el conflicto magisterial, sino por lo menos de llegar a algún acuerdo con la CNTE para un feliz regreso a clases este lunes 22 de agosto.

Pero… ¿qué acuerdo? El único válido para la Coordinadora sería la abrogación de la Reforma Educativa, salvo que el fondo sea otro.

¡Ay señor Presidente, Enrique Peña Nieto, puras malas noticias!, ¿verdad?

Ya sabemos que las malas noticias le disgustan y que preferiría que los medios de comunicación inundaran todo México de buenas noticias. Lamentablemente las noticias buenas o malas, las generan los colaboradores de su gabinete, los gobernadores, los ex mandatarios, los gobernadores electos, los legisladores (federales y locales) y a veces usted mismo.

Claro, claro, también la CNTE, que no quita el dedo del renglón en su exigencia sobre la abrogación de la Reforma Educativa. Los maestros de la Coordinadora no quieren enmiendas legislativas, sino la cancelación o no hay regreso a clases… de hecho, el ciclo escolar quedó en suspenso, salvo que de pronto los profes disidentes y el Gobierno Federal lleguen a algún acuerdo para iniciar clases lo más pronto posible.

Sin embargo, se mira tan lejos la posibilidad. Aunque, como dice la voz populi, “la esperanza muere a lo último”.

Pero mire, señor Presidente, sus colaboradores francamente son un fracaso como operadores políticos: Han concedido muchas de las exigencias de la CNTE, una de las cuales, por ejemplo, es la liberación de los líderes de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE)… bajo caución, pero lo importante es que están en libertad aun cuando siga su proceso.

Además, el Gobierno Federal sigue pagando a los profes a pesar de su paro de actividades educativas. ¿O no? ¿Entonces de dónde salen los recursos para financiar la movilización; asistir a los bloqueos carreteros, a los plantones, a lar marchas, a los bloqueos de los institutos educativos, etc.? Todo tiene un costo. Además los profes necesitan dinero mínimo para tres tortas y tres botes de agua al día, más los pasajes del taxi o del autobús, o gasolina para el auto.

Señor Presidente, son sus colaboradores quienes generan las malas noticias. Todo marchaba como miel sobre hojuelas respecto de la instrumentación de la Reforma Educativa, pero como se aproxima el proceso electoral para las elecciones presidenciales del 2018, los priistas empezaron con zancadillas usando el lío magisterial.

Y a ello, súmele las complicaciones por la aspiración del líder nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, cuya relación con los maestros es excelente, sobre todo en entidades como Oaxaca, y su proselitismo en defensa de docentes le ha resultado todo un éxito electoral. Imagínense, de la nada colocó a Morena como la segunda fuerza en la entidad oaxaqueña en las elecciones pasadas del cinco de junio.

En fin, que hasta la gota que derramó el vaso la pusieron los colaboradores del gabinete presidencial. Porque seguramente alguno de ellos ordenó el desalojo de Nochixtlán, el cual derivó en un enfrentamiento de consecuencias sangrientas y lamentables. Un pésimo operativo, sin técnica. Quién sabe si el Gobierno Federal cayó en una trampa, o los mismos secretarios del gabinete se trampearon, o políticos locales “emboscaron” a los funcionarios federales.

Como quiera, el problema estalló.

Ahora la Sección 22 del SNTE pretende nada menos y nada más que los gobiernos Federal y Estatal dejen sin efecto el decreto por el cual se transformó el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO); o sea, que vuelva la situación anterior en que la gremial tenía el control de la estructura y del presupuesto educativo.

Por cierto, dicen que en algunas de las administraciones estatales negociaron con líderes magisteriales lo siguiente: Una plaza para la Sección 22 y una plaza para el gobierno estatal… bueno, no precisamente para el gobierno, sino para integrantes de la cúpula gobernante. ¿Será?

Lo que sí, cada administración estatal el IEEPO se convertía en refugio de recomendados o en botín de políticos predilectos de los gobernadores en turno. Incluso, entre los mismos políticos se bromean entre sí cuando cuentan lo que le han dicho a los gobernadores: “No me des dinero, mejor ponme donde hay”.

Así que no toda la culpa la tienen los maestros de la Sección 22 y de la Coordinadora. El mismo Gobierno Federal creó al monstruo y ahora no sabe cómo acabar con él, o por lo menos cómo domesticarlo. En Oaxaca los ex gobernadores, y también el actual, lo aplacaban a base de engordar los bolsillos de líderes magisteriales. ¿Irían mitad y mitad? ¡Capaz!

En fin, este lunes es un día determinante para saber si en México y en las entidades federativas con magisterio disidente, gobiernan las autoridades constitucionalmente electas, o gobierna la CNTE.

En la falta de clases en el estado de Oaxaca participarían 83 mil docentes, en 13 mil centros educativos en toda la entidad, lo cual afectaría a más de 900 mil estudiantes.

Claro, el Gobierno del Estado seguramente saldrá a decir que el Ciclo Escolar 2016-2017 en Oaxaca inició, con SNTE o sin SNTE; que habilitaron maestros o que fueron “poquitas” las escuelas sin clases”.

Por cierto, ¿qué medidas cautelares adoptarán los gobiernos Federal y Estatal, a petición de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos? Ja. Le exige medidas cautelares, pero sin proporcionar una lista de opciones, como si también el ombudsman le diera la vuelta al problema, aventándole la papa caliente a los gobiernos y a la CNTE.

Y bueno, ya los tribunales resolvieron como válido sancionar a los maestros faltistas. ¿Los sancionarán? ¿O de nuevo la CNTE volverá a reírse a carcajadas del gobierno?... perdón, ¿cuál gobierno? ¿Hay?

rosyrama@hotmail.com