Gabino Cué… la reproducción de prácticas indebidas

El 15 de agosto pasado, Gabino Cué Monteagudo afirmó: “El Gobierno de Oaxaca no ha otorgado ni otorgará nuevas Fiats (patentes) a Notarios Públicos en la entidad, toda vez que esta administración mantiene su firme compromiso de no otorgar nuevas concesiones, ni reproducir prácticas indebidas en la administración pública estatal”.

Y casi al mes, el 12 de septiembre, otorgó ocho fiats a igual número de nuevos Notarios, que según el Director General de Notarías, Guillermo Manzano Trovamala Marín, cubren las vacantes generadas por el fallecimiento de fedatarios, las cuales corresponden a las notarías públicas: 10, 16, 21, 44, 53, 54, 56 y 59.

¿Por qué se contradice el Gobernador de Oaxaca? ¿Qué lo hizo dar reversa a su convicción de no reproducir “prácticas indebidas”? ¿O esa declaración en realidad fue un mensaje de no otorgar fiats sin el cumplimiento de los requisitos? ¿Alguien lo presionó?

Todas las dudas caben porque ese mismo 15 de agosto informó de la existencia de ocho vacantes notariales, y dijo “que su Gobierno se conduce bajo los preceptos que marca la Ley Estatal de Notarías vigente, en cuanto al otorgamiento de Fiat o patentes notariales, manteniendo siempre una relación imparcial y de respeto institucional con el notariado de Oaxaca.”

Incluso, en ese entonces el Director General de Notarías también informó de la existencia de ocho vacantes, “pero de ninguna manera (aseguró) se otorgarán de forma discrecional, toda vez que las y los aspirantes deberán cumplir de manera cabal los requisitos que establece la ley vigente.”

Mmm… ¿alguien pretendía fiat sin cumplir requisitos y por eso se vieron obligados a hacer declaraciones públicas? ¿O se resbalaron a pregunta expresa de reporteros?

Y miren, para el 15 de agosto el gobernador Gabino Cué ya sabía que otorgaría ocho fiats notariales. ¿Por qué? Porque según explicación del Director General de Notarías, con fecha 31 de mayo del año 2016, el titular del Poder Ejecutivo emitió la convocatoria respectiva para obtener la patente de Notario Público en el estado de Oaxaca, misma que se publicó en términos de la ley relativa.

¿Entonces por qué no lo dijo con toda claridad en 15 de agosto cuando aseguró no haber otorgado nuevas fiats y que ni las otorgaría?

Tampoco nada dijo el mandatario oaxaqueño cuando hace algunos días otorgó los ocho fiats. Nada se supo a respecto. Ni siquiera el Director General de Notarías dio a conocer, en la etapa de registro de aspirantes, cuántos se inscribieron. Apenas ayer en conferencia de prensa, informó que 24 personas mostraron interés, pero solamente diez cumplieron con los requisitos y ocho presentaron los exámenes de ley: Uno teórico y otro práctico.

No vamos a poner en tela de juicio la probidad, la capacidad y el talento de las personas que obtuvieron fíat notarial. Conocemos a algunos de ellos y sabemos de su vocación por el Derecho Notarial. Además, es harto molesto cuestionar el legítimo derecho de cualquier persona de aspirar a obtener un fíat cumpliendo con los requisitos legales. Es el Gobernador de Oaxaca el que debe cargar con la responsabilidad porque de él y solamente de él depende emitir la convocatoria y otorgar los fiats.

Lo cuestionable es la opacidad en el procedimiento; opacidad que desencadena una serie de dudas, sospechas, conjeturas.

Del otorgamiento de los fiats se supo hasta el lunes pasado, mediante una nota que publicamos donde dimos a conocer la relación de los ocho nuevos Notarios Públicos. Días antes, en algunas columnas locales también se habló del tema.

¿Por qué el Gobernador de Oaxaca no hizo un acto público de entrega de fiats? ¿Por qué mantener casi en secreto el nombre de las personas que aprobaron los exámenes?

Lo cuestionable es que al final de cuentas Gabino Cué reprodujo la práctica instaurada por el régimen priista: Otorgar fiats en paquete al final de su sexenio. En ningún artículo de la Ley del Notariado lo obliga al piñatazo sexenal.

Por cierto, el Director General de Notarías dijo que desde el 2010 se empezaron a generar vacantes notariales. Y suponemos que a finales del año, justo cuando entró la administración coalicionista encabezada por Gabino Cué Monteagudo. ¿Por qué no desde entonces se emitió una convocatoria para cubrir las vacantes respectivas?

QUÉ TRISTE

Qué triste que la LXII Legislatura del Estado lleve dos jueves sin sesionar, justo cuando ha llegado a su fin su último periodo ordinario de sesiones de su último año de ejercicio legal. Hoy prevén realizar la sesión y clausurar periodo.

¿Cuál fue el motivo de diferir la sesión? La amenaza de habitantes del municipio de Zaachila de volver a bloquear los accesos del Congreso del Estado, como ocurrió el jueves anterior. Por eso desalojaron a todos los empleados.

Eso por una parte. Y por la otra, pues como que a la mayoría de diputados y diputadas ya no se les ven muchas ganas de sesionar. Caso contrario, habrían habilitado algún recinto alterno, máxime cuando el rezago legislativo ahí sigue durmiendo el sueño de los justos.

Claro, ¿pero qué pueden hacer ya en una sesión? Mucho si tuvieran voluntad. Por ejemplo, aprobar la Cuenta Pública y las iniciativas trascendentes: Ley Indígena, Código Electoral y Ley del Notariado. Ups, ya para qué, ¿verdad? Bueno, viene otro sexenio y es necesario prevenir piñatazos.

rosyrama@hotmail.com