Cisma panista en Oaxaca

¿Lo sabrá Ricardo Anaya? ¿Qué en Oaxaca su conducción como líder nacional del PAN simplemente no se ve? Únicamente se ve un partido hecho trizas y casi en cenizas. Verán:

En las elecciones oaxaqueñas del 2010, el PAN honrosamente quedó como segunda fuerza electoral en la entidad. Y el 5 de junio pasado descendió al cuarto lugar, igual en comicios de gobernador, diputados locales y concejales a los ayuntamientos.

Y en este momento, el PAN en Oaxaca sufre el cisma más doloroso de la historia reciente local. Pero quizá hasta necesario para su renacimiento. Aunque la vocación ideológica de la entidad nunca ha sido de derecha, sino más bien de izquierda y de centro-izquierda.

Don Benito Juárez lo dijo: “Es imposible, moralmente hablando, que la reacción triunfe”. En el estado de Oaxaca nunca ha ganado el PAN, su momento cúspide fue en el 2010; a partir de entonces inició su declive al grado de perder casi todo en el 2016.

En el fenómeno multifactorial de la debacle panista, el divisionismo y la lucha del poder por el poder, así como por el presupuesto, han sido factores determinantes; además de las traiciones.

Y Ricardo Anaya todo lo ha consentido; incluso, la prórroga de la dirigencia estatal panista, que no le dio buenos resultados en las elecciones federales del 2015. Tal vez pagó el favor del respaldo para su arribo a la dirigencia nacional del PAN, pero ahora está en juego su aspiración a la candidatura panista a la Presidencia de México, salvo que, en un gesto de caballerosidad y de reconocimiento al género, le deje el camino libre a Margarita Zavala.

En fin, esta es la historia local:

EL GOLPE DE ESTADO

Con excepción de un diputado, la fracción parlamentaria del PAN en la actual LXI Legislatura oaxaqueña le dio golpe de Estado a su coordinadora, Antonia Natividad Díaz Jiménez, quien también venía presidiendo la Junta de Coordinación Política (Jucopo).

Ayer sorpresivamente la desconocieron y eligieron en su lugar al diputado Gerardo García Henestroza, quien ayer mismo asumió el cargo de presidente de la Jucopo.

Solamente dos panistas no firmaron el oficio dirigido a la Mesa Directiva donde informan el cambio del líder de la bancada: Antonia Natividad y Sergio Bello Guerra; ambos ausentes de la sesión ordinaria.

Y hasta perredistas aplaudieron cuando Henestroza rindió protesta. Luego se tomó la foto con los coordinadores de las otras dos fracciones parlamentarias: Alejandro Avilés Álvarez, del PRI, y Jesús López Rodríguez, del PRD. Es una fotografía donde ambos flanquean al nuevo líder de la bancada panista, sonrientes y en una actitud de camaradería y hasta triunfal; revela acuerdos y espaldarazo.

Sin el respaldo de priistas y perredistas, habría sido imposible el desconocimiento de Antonia Natividad.

Y ¿por qué la desconocieron? Por las siguientes razones, según cuentan en los corrillos legislativos:

Porque obstaculizó el acceso a los recursos económicos a las fracciones parlamentarias del PRD y del PRI.

Porque se negó a rendir ante los panistas un informe sobre el destino de los recursos de la bancada.

Porque estaba usando la estructura del Congreso para su pretensión de convertirse en la presidenta del Comité Directivo Estatal del PAN.

Porque chocó con la mayoría de los diputados y diputadas de las distintas filiaciones.

Porque no movía ni una pestaña sin la anuencia de Juan Mendoza Reyes, presidente estatal del PAN con mandato prorrogado.

Porque Naty Díaz tiene en su carácter a su peor enemigo.

Porque en una entrevista de radio, un dirigente panista habló en contra del Tesorero del Congreso, y hasta lo acusó de haberse coludido con el PRI cuando lo puso el PAN.

En fin, que mucho del fondo del conflicto panista estriba en el manejo del presupuesto del Congreso y de la bancada. Y un supuesto acuerdo entre Natividad Díaz y Juan Mendoza de pasarse la estafeta: Él le entrega la presidencia estatal del PAN a ella y ella, el manejo de la bancada en la próxima Legislatura.

Aunque esto último parece imposible porque en una reciente reforma a la Ley Orgánica del Poder Legislativo local, aumentaron de 2 a 5 el número mínimo de diputados de una misma filiación política para constituir una fracción parlamentaria, y el PAN solo tendrá cuatro diputados, pues de los 5 ganados, uno realmente es del PRD solo que fue registrado bajo las siglas panistas dentro de la coalición entre ambos partidos.

JUAN MENDOZA DESCONOCE A HENESTROZA

Mediante un comunicado, el presidente del PAN estatal, Juan Mendoza Reyes, desconoce el nombramiento de Gerardo García Henestroza. Pero éste y los diputados panistas aliados con él, argumentan que el periodo del Comité Directivo Estatal “ha fenecido” y será el Comité Nacional el que resuelva lo procedente.

¿Quién tiene la razón?

Los estatutos panistas establecen que los integrantes del CDE seguirán en funciones en tanto no asuman el cargo los dirigentes electos. Entonces, Juan Mendoza sigue siendo el presidente estatal del PAN aún en versión prorrogada.

Sin embargo, el golpe está dado. Y de aquí a que las instancias jurisdiccionales respectivas resuelvan cualquier impugnación presentada por Natividad Díaz o por Juan Mendoza, ya se fue el periodo de la actual Legislatura, que vence el 30 de septiembre y sale el 15 de noviembre.

Por lo pronto, la fracción parlamentaria panista, al desconocer a Natividad Díaz como su coordinadora, le quitó el control presupuestal del Congreso, que, según sospechan legisladores, usaría en su campaña para presidenta del PAN estatal

EL CONSEJO EN CONTRA DE JUAN MENDOZA

El sábado pasado sesionó el Consejo Estatal del PAN y los consejeros rechazaron dos peticiones de Juan Mendoza, presidente estatal prorrogado:

Primera: Su propuesta de integración de la comisión organizadora para la elección del nuevo Comité Directivo Estatal, porque en ella había mayoría afín a él con el propósito de manipular la elección a favor de Natividad Díaz.

Segunda: Su proyecto de presupuesto, porque no informó en qué gastó el CDE los 30 millones de pesos autorizados el años pasado.

¿Qué tal? Si el Consejo Estatal lo bateó y los diputados desconocieron a Natividad Díaz como su coordinadora, ella y Juan Mendoza ya tienen perdida la elección de la dirigencia local del PAN, salvo que Ricardo Anaya nuevamente respalde a Juan Mendoza.

rosyrama@hotmail.com