La reunión Peña-Trump o la antítesis del cachondeo

“… Flor marchita tal vez rosa o margarita 
la caricia que se ahogó por tanta prisa 
polvo sobre muchos rastros de lo andado 
una pieza más que el tiempo me ha robado…” 
Alejandro Santiago
 
Es viernes… ¿y? No sé ustedes, pero entre el miércoles y jueves de la semana que casi llega a su fin, la libido de toda la gente estuvo por los suelos.

La libido, sabe usted, es esa cosa deliciosa que hace que uno ande de cachondo por la ciudad… Esa vitamina que nos regala erecciones y humedades por el simple hecho de andar y sentir.

La libido nace del roce con otro cuerpo, en la mirada redentora que se coloca sobre un amplio escote, en unas ricas piernas o en el viril bulto que se observa en unos pantalones ceñidos al cuerpo.

fiel_lectora_12.jpg
Fiel lectora se suma a la campaña “sube la libido” con su propia campaña “sol para unas ricas piernas” y sin más salió a las calles de la CDMX para arrancar suspiros, piropos y miradas… Gracias por ser tan altruista.

¿La culpa? De esa baja en la libido… Pues obvio, es de Peña Nieto.

O sea, primero invita a Donald Trump a México y no le dice sus verdades, no le pide una disculpa… Es más, nunca le propuso ir a la Agrícola Oriental donde por cierto matan a nalgadas.

Por el contrario, de manera por demás alegre el mandatario dio la impresión que se bajó los pantalones, nada más hasta los tobillos, se inclinó ligeramente (90 grados), cerró los ojos y tómala “cachetón” se la dejaron ir con todo, sin anestesia y hasta el fondo.

Enrique Peña Nieto y su equipo han cometido muchos errores, vamos, en esta columna, por falta de espacio no podríamos enumerarlos… Pero la duda es saber quién fue el “pendedelojodesanelejo” que le dijo ¿y si invitamos a Trump?

Aún cobrará tan “sesudo funcionario” o igual como Alfredo Castillo, ratificado dirigente de la CONADE,su permanencia es una de esas cosas que “casi no se cuenta, pero cuenta mucho”.

Después… No, si la cosa no para ahí, al otro día, le tocó al presidente… Bueno, a él no, más bien al simpático y siempre sonriente (sarcasmo) Osorio Chong, titular de Gobernación, entregar el informe de gobierno, el cuarto… Para ser precisos.

A “ojo de buen cubero” la cosa en lo económico, seguridad Pública, crecimiento, justicia, salud, infraestructura, medio ambiente, comercio, educación, cultura, deportes, obras y desarrollo social, pintan mal, muy mal, requeté mal… Lo bueno es que en todo lo demás ahí la llevamos.

Lo cierto es que de un tiempo a la fecha el gabinete de Peña ya no puede decir “un día más” lo correcto… Lo humanamente decente, es que entiendan que cada 24 horas se trata de un “día menos” a dios gracias, porque otro sexenio con estos “chicos”, que lo aguante la más vieja de su casa.

Ahora bien, si partimos del hecho de que es viernes y por ende este espacio es sexualmente activo, lo cual nada tiene que ver con el gusto por ser pasivo o activo, mi patriótico deber es hacer algo para que el índice de deseo sexual se incremente.

Esto lo hago porque los políticos nos han quitado muchas cosas pero nunca podrán limitar nuestro soberano derecho a sentir rico a tener orgasmos pero sobre todo a intercambiar fluidos corporales con quien nos venga en gana.

Para este fin de semana creo que lo único digno que debemos, podemos y tenemos que hacer es dedicar los próximos días al divino arte del fornicio.

Lo ideal es establecer un buen plan; en mi libro “Sexo maratónico para un fin de semana o de verdad quieres más”, establezco que lo ideal es empezar un viernes, después del trabajo con una romántico comentario que diga “te veo en el hotel…”

Esto no es una falta de atención sino un elemento de excitación, pensar en el otro (a) llegando sola (o) al cinco letras, las miradas, los susurros, cómo estará vestida (o) de forma conservadora, reveladora, es motivo para ponerse caliente.

Después de llegar hay dos opciones sexo rápido y nos vamos por unos tacos (la mejor) o vamos por los tacos y después sexo intenso.

La segunda opción tiene que contemplar una pausa para lavado de dientes de lo contrario el cilantro puede romper la excitación del momento.

Ahora bien, después de una rica noche de sexo en la cama, en el piso, en el jacuzzi y de pie en la cómoda que sirve para acomodar rico a la otra persona, lo ideal es un sueño reparador y un desayuno de esos que son ricos, con calma, sin prisa, con tiempo para disfrutar el jugo de naranja, de la plática y el gusto de leer juntos el periódico.

Para después caminar un poco (para bajar la comida) y regresar al hotel para una rica sesión de sexo en la regadera jugando al “ups se me cayó el jabón… te toca”.

Obvio, después de varias horas de rico y movido sexo, de nueva cuenta hace hambre, lo ideal es salir a comer después de las 17 horas con olor a jabón chiquito caído en repetidas ocasiones y una sonrisa en el rostro.

La comida, en mi humilde opinión debe estar aderezada con un rico café para la hidratación, pero sobre todo para recuperar el deseo de más besos con sabor a partes íntimas.

Por la noche en el hotel (que debe ser de paso) más sexo con algo de pornografía y algún juguete sexual comprado en ese trayecto entre la comida y ese momento de “delicioso” de quitarnos mutuamente la ropa.

Para el domingo, un último round en la regadera desayuno calmado y si se es católico y apostólico pues a la misa antes de las 12.

Recuerden al mediodía empiezan los juegos de la NFL, a dios gracias ya regresó el futbol americano y eso es algo que Peña Nieto no puede evitar… Y más le vale que no lo intente.

Hasta aquí alcanzaron 4 reales… Para mandar fotos o solicitar tu imagen eróticas queda celebre correo: medinaarturo@gmail.com

Si la cosa es más seria, más de me urge que me cuenten las pecas de la espalda, por favor, pongan algo en el blog https://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (si, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25.

También nos puede mandar insultos y peladeces a @kolia25 en twitter.

Hasta la próxima.