Ese dulce encanto del orgasmo femenino

“…Cuando quiera volver a pasear por su calles 
a sacar de su  bolso las llaves y abrir su portal 
Y sentir que la vida en Madrid más que arte es amarte…”
Rocio Pavón
 
¡¡¡Show time!!! Así es mis estimados y estimadas lujuriosos (sas) es viernes, inicia el fin de semana y por ende es tiempo de dar gusto a los sentidos, de quitarse la ropa, de buscar humedades en el cuerpo de otra persona, pero sobre todo de cerrar los ojos, apretar el puño y decir muy, pero muy bajito… “esto me gusta, esto me das”.

Entrando… Como se entra en ese mágico momento en que todo se encuentra dado, ella, él… El hotel, la humedad, la disposición, la humedad, el deseo, la erección y… Válgame, qué barbaridad, les decía que se celebró el día no sé si internacional, nacional o panamericano (no me acuerdo) del orgasmo femenino… de Verdad, todo un tema.

Seamos sinceros, dios sabe que nunca nos hemos mentido y no vamos a empezar ahora con esas malas costumbres, pero si tenemos que hablar de obviedades lo cierto es que en el caso de los hombre todo eso del orgasmo es súper obvio.

fiel_lectora_7.jpg
Un selecto grupo de fieles lectoras se enteran que ya paso el Día Internacional del Orgasmo, en sus rostros se observa la clásica interrogante ¿y nosotras, dónde firmamos o dónde nos firma?

No hay que ser un genio (a) para darse cuenta cuando tenemos un orgasmo, en mucho porque cerramos los ojos, nos ponemos sensibles y cuando menos se espera se da un estallido de sensaciones y de fluidos que es por demás notorio.

Pero en el caso de las mujeres la situación es “deliciosamente más complicada” la actriz Megan Ryan nos enseñó en la cinta “When Harry Met Sally...” que una mujer es capaz de fingir en todo su esplendor un orgasmo en el lugar y en el momento que ella quiera.

Cuando uno, sin importar si se es hombre o mujer, busca o quiere ser parte del orgasmo femenino debe estar dispuesto a buscar, explorar, probar, oler y palpar el cuerpo de la dama en cuestión.

Es imposible buscar que una mujer llegue a un orgasmo sin explorar su vagina, sin darse un tiempo largo (sin albur) y húmedo para conocerla, saber su textura, temperatura, las caricias que la excita, su sabor, aroma, los puntos sensibles y también esas zonas que incomodan a su propietaria.

Por ello es necesario ser curioso, tener una verdadera vocación de “explorador” para recorrer los labios vaginales, encontrarse con el clítoris, introducir el dedo o los dedos según sea el caso, tener la necesidad de recorrerla con la lengua, el vibrador o el pene.

Sin embargo, se debe entender que el orgasmo, si bien es rico, reconfortante y por demás satisfactorio, no es la meta.

Una amiga del tres veces Heroico Puerto de Veracruz, decía que el verdadero amante no es aquel que le da un orgasmo sino el que pese al tiempo y lo cotidiano puede inventar y reinventarse a través de nuevas formas, nuevas pasiones, nuevas humedades y nuevas fantasías para hacer que el orgasmo siga presente.

El orgasmo es un derecho para toda mujer, sin embargo, no es algo fácil, cuando se trata de que otra persona se lo proporcione.

Siempre es necesario, entender que el sexo –camino al orgasmo- no es algo mecánico, no se trata de hacerlo con precisión de cronometro.

A dios gracias –Y si dios fuera mujer… “Qué lindo escándalo sería, qué venturosa, espléndida, imposible, prodigiosa blasfemia”- el orgasmo de la mujer tiene un sin número de caminos el lógico o primario es la vagina, pero todo el cuerpo es un generador de sensaciones.

Hay mujeres con la capacidad de excitarse con una caricia en la oscuridad de un cine, con el tacto de unos dedos en sus muslos, con el roce de una boca en sus pezones, con la lujuria de un dedo en la boca o una mano en las nalgas.

En el arte de una mujer y su orgasmo, todo se vale, todo se encuentra permitido porque el objetivo es lograr que la otra persona disfrute y es por ello que celebrar esta fecha nos hace sensualmente humanos, en esta ocasión no se trata de “yo quiero sentir”, el juego es que la otra persona disfrute.

El orgasmo de la mujer es la posibilidad de ser “alegres y repartidos como el pan de los pobres” como diría el buen Sabina, es el gusto de conocer a la mujer en lo más íntimo de su ser.

Vamos para que me entiendan es la posibilidad de “ser” en la piel de otra persona, en sus sentidos, en sus afectos, pero sobre todo en su humedad y ¿saben?, eso es un privilegio.

Pero en fin, yo qué sé.

Como sea, la tarea para este fin de semana es destinar horas y de ser necesario días enteros para dar un orgasmo o muchos a una mujer… Pero a esa mujer siempre necesaria, siempre presente, por la que vale la pena estar.

Hasta aquí alcanzaron 4 reales… Para mandar fotos o solicitar tu imagen eróticas queda celebre correo: medinaarturo@gmail.com

Si la cosa es más seria, más de me urge que me cuenten las pecas de la espalda, por favor, pongan algo en el blog https://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (si, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25.

También nos puede mandar insultos y peladeces a @kolia25 en twitter.

Hasta la próxima