El divino encanto del anonimato

“…He dejado de burlarme del tiempo, 
de reírme del amor, 
he dejado a un lado mis hazañas
 ahora cuido las palabras
 lo que hago y lo siento, 
he dejado de esperar eternamente…” 
Olga Román
 

Siempre he dado gracias (pese a ser ateo) de no ser famoso, ni político, ni gente de la farándula o popular.

Soy por decirlo de alguna manera, un tipo común que no corriente, bueno sólo un poco, lo necesario para conseguir los favores de casta mujer que a fuerza de besos, simplemente dice “va, esta noche me encuero contigo o te encuero a ti o mutuamente los dos nos encueramos” para ser humedad en sus labios, sal en su boca, aunque ésta no se toque.

El anonimato es delicioso, si lo sabré yo, desde mis días de escuela no había nada más rico que planear un “tiempo” para olvidar las aulas y caminar por la ciudad y encontrar un billar, un cine, las piernas de una niña que en la oscuridad de una butaca permitiera que mi mano recorriera la ruta pagana de su rodilla a su… A su cielo.

Por supuesto, ahora valoro más la posibilidad de poder viajar en el Metro, dormir mientras viajo o ver el busto a una mujer, sin mayor consecuencia, bueno de vez en vez resulta que después de la mirada furtiva sigue un beso.

fiel_lectora_17.jpg
Mmm… cuando una fiel lectora tiene clase y estilo se nota hasta en los momentos menos glamurosos

Seamos sinceros, quién en su sano juicio, no tiene una historia de suspiros y besos en el Metro.

La diferencia radica en que uno puede darse esos lujos y otros, pero los famosos no.

Porque ser parte de ese exclusivo grupo de privilegiados es algo serio… Complicado, difícil.

No es fácil, como lo aprendió la hija que defendió a su “copetudo” padre del enojo de la prole o la Lady de Polanco, la de Profeco, la legisladora del PRD de falda corta, la lady libro de Texto, o la ex o la Lady alcohólica (de piernas deliciosas) en Guanajuato.

Una cosa es cierta, no importa si se es rico o pobre, influyente o prole, todos, pero todos, todos, todos de vez en diario, tenemos perversiones, gustos inconfesables y casquivanos amores.

La diferencia radica en que cuando me tomo una cerveza en Tacuba, no me voy de 8 en la prensa nacional y cuando logró los favores de alguna señorita, no tengo miles…Ok, cientos, vale, uno que otro paparazzi hostigando.

En el mejor de los casos sólo esa mirada de “gracias, contigo descubrí el paraíso” y por supuesto, el que esto escribe tiene que poner cara de “es normal”.

Pero ya en serio, decía mi abuela: ten cuidado con lo que pides, porque dios (así con minúscula) puede estar escuchando… Mientras un pequeño grupo de afortunados mexicanos viven en el primer mundo y tienen que soportar estoicos el hecho de que cuando comen no falta el fotógrafo que los quiere tomar para las revistas de sociales, hay otros 7.4 millones de personas que tienen hambre, pero por suerte, ellos no son tema de revistas sociales, ellos y ellas pueden tener hambre con la seguridad de que nadie les quiere tomar una foto.

Es que de verdad, ser famoso, tener una curul, patear bien una pelota o saber llorar ante la cámara, no es algo fácil, es complicado tener siempre que estar en “in” para salir “hot” en las fotos.

Por ejemplo, todo los días ingresan al penal cientos de personas, algunos porque se robaron un bolillo (por ciento se acuerdan que ahora en la Ciudad de México se supone tienen 10 por ciento menos de sal, ¿alguien sabe si se cumple esa norma?) pero obvio, cuando estos criminales logran su libertad después de años de condena (faltaba más) no hay conferencia de prensa, pero cuando Moreira dejó la cárcel en España hasta enviados hubo.

Pero basta con ser un honrado hermano de un ex presidente, para que de la noche a la mañana ups… Nos equivocamos, aquí está su dinero, su estilo de vida y su buen nombre y hasta la chica del barquito…

Es más, basta ser un ex gobernador en apuros para tener el poder de sacar 2.1 millones de pesos y resolver la bronca.

Pero parece que ahora si a Duarte lo van hacer que pague, claro, si antes no se les escapa.

No sé, es lunes, estoy enojado y la verdad ya me dio flojera escribir.

Hasta aquí alcanzaron 4 reales… Para mandar fotos o solicitar tu imagen erótica queda célebre correo: medinaarturo@gmail.com

Si la cosa es más seria, más de me urge que me cuenten las pecas de la espalda, por favor, pongan algo en el blog https://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (si, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25.

También nos puede mandar insultos y peladeces a @kolia25 en twitter.

Hasta la próxima