Definiendo posturas

 
“…Nostalgia es el verbo 
que piensa en tu olor…”
Pedro Guerra
 

Viernes… Viernes…. Viernes, señoras escondan a sus hijas, el fin de semana llegó y el respetable lo sabe, pero sobre todo, exige su legítimo derecho a ser lujuria en la piel de otra u otras personas.

Pues sí, pese a que el Presidente Peña asegura que todos somos corruptos, porque en ese tema nadie puede “tirar la primera piedra” mi duda es qué pensarán de eso, por ejemplo, su secretario de Hacienda, José Antonio Meade o su precandidato… Perdón, quise decir su titular de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, es más, ¿cuál será el sentir de todo su gabinete?

Pero en fin, lo cierto es que si está leyendo esta columna es porque no le interesa la política, lo suyo, lo verdaderamente suyo es el sexo sabroso ¿Qué, hay de otro? Ese que se hace involucrando sudor, lágrimas y fluidos corporales.

fiel-lectora_0.jpg
Un gusto ver a “Fiel Lectora” con una de sus pasiones favoritas la cámara fotográfica, aprendiendo a observar, caminar y andar en ese mundo apasionante.

De un tiempo a la fecha, en este México tan alejado de los buenos dioses (esos que son paganos, bebedores y lujuriosos) y tan cercano a Peña, Osorio y Trump, está en debate el tema de los matrimonios igualitarios.

El cual, sobra decir, lo había evitado, primero porque creo, es más, estoy seguro que en el país hay otros muchos temas más importantes, o sea, bien podríamos evitar pleitos sobre qué es mejor para el alma: una casa con Papá, Mamá e hijos o un hogar donde lo que exista es amor, sin importar la preferencia sexual de sus moradores.

Sin embargo, por más que traté de no tocar el tema, pues aquí me tienen.

A ver, primero antes que nada, debo poner en claro que soy un convencido de que cada quien es libre de hacer con su cuerpo lo que quiera, cuando quiera, donde quiera y con quiera, siempre y cuando se cuide, sea respetuoso de la otra persona y todas las perversiones que se le ocurran se cometan con mayores de edad.

Bajo este contexto, por supuesto estoy a favor de los matrimonios igualitarios, desde un punto de vista sicológico porque todos aspiramos a amar y que ese amor sea reconocido y tenga la protección del estado de derecho.

De ahí que unir de manera legal la vida con otra persona es algo que el estado debe impulsar sin importar la preferencia sexual de los contrayentes.

La iglesia, por lo tanto es muy libre de decidir a quién otorga o no el sacramento del matrimonio, sin embargo, desde el marco legal el estado debe garantizar este derecho.

Ahora bien, en cuanto al tema de la adopción, lo cierto es que un buen porcentaje de los menores que están a la espera de una familia se encuentran en esa situación por la irresponsabilidad de una pareja (hombre y mujer) heterosexuales que tuvieron sexo y no fueron capaces de responder con el compromiso que adquirieron con esa acción.

Soy padre adoptivo y esto es algo que me enorgullece y en el caso de las parejas homosexuales que buscan adoptar, la única condición que yo pondría es que se sometan (como yo y la Madre de mi hija) al proceso tan estricto del que fuimos objeto.

Si después de este proceso son aptos para recibir en cuidado a un menor adelante, si no lo son, pues no procede la adopción y que esto nada tenga que ver con su preferencia sexual.

Porque una cosa es cierta, pese al enojo de la iglesia y de los sectores más conservadores de la sociedad, desde siempre hay casas donde el pilar económico es la mujer, donde viven y se aman personas del mismo género, familias con dos papás o mamás, con una mama y hermanos de diferentes padres, madres y padres solteros, rommies que con el paso del tiempo se vuelven amigos y después familia.

Y esto sucede sin que nadie pueda evitarlo y lo único que todas estas personas quieren y buscan es vivir con sus derechos intactos, felices y sin broncas.

Porque no sé a usted, pero a mí no me molesta que exista, es más, si he de ser sincero me encanta que ahora el concepto de familia sea tan amplio, tan afectivamente grande donde hay un lugar para todos.

Después de ver marchas y mítines, memes y publicaciones y sin caer en el estereotipo de lo bueno y lo malo, las expresiones de los que apoyan los matrimonios igualitarios fueron más divertidas, coloridas e imaginativas. Llenas de risa pero sobre todo, amor.

Mientras que en las movilizaciones por la “familia tradicional” hasta nazis mexicanos estuvieron presentes… Ahí se lo dejo de tarea.

Bien, es viernes, me urgen unas cervezas, una boca que besar… Pero sobre todo, una rica, deliciosa y coqueta mujer de falda corta, piernas largas y escote amplio como las familias mexicanas.

Hasta aquí alcanzaron 4 reales… Para mandar fotos o solicitar su imagen erótica queda celebre correo: medinaarturo@gmail.com

Si la cosa es más seria, más de me urge que me cuenten las pecas de la espalda, por favor, pongan algo en el blog https://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (sí, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25.

También nos puede mandar insultos y peladeces a @kolia25 en twitter.

Hasta la próxima.