Anteponer el conocimiento a muros de sinrazón, fanatismos y fobias raciales: Graue

En clara alusión al peligroso fanatismo del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers  afirmó que ante los sueños indigestos de un candidato a la presidencia de Estados Unidos que amenaza con levantar muros fincados en la sinrazón, el fanatismo, la intolerancia y las fobias raciales, hay que anteponer el conocimiento, demostrar que podemos ser distintos y distinguir lo mejor que cada uno puede aportar para aspirar a un mundo mejor.

Durante la entrega del  reconocimiento Escuela Nacional de Altos Estudios 2016—otorgado por la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) a quienes han sobresalido en la docencia, la investigación y difusión de las humanidades—, Graue subrayó que éstas, junto con las ciencias sociales, deben formar parte de todo proceso educativo.

“Éste es un premio sin fronteras para distinguir a académicos, tanto nacionales como extranjeros, que comparten la pasión por la sabiduría, por la cultura, y que han contribuido de manera relevante al entendimiento de lo que debe ser el mundo de hoy”, aseguró el rector.

En la categoría de académicos de la UNAM se galardonó al investigador emérito del Instituto de Investigaciones Históricas, Miguel León-Portilla, a quien el rector calificó como figura icónica de la máxima casa de estudios.

“Nunca sobran las palabras para distinguir su enorme labor docente y académica. Usted, maestro, nos recuerda que la visión de los vencidos quedó en el pasado de México y que hoy, esa visión, es la de una raza orgullosa y vencedora”, dijo.

El reconocimiento a académicas de la FFyL se entregó a la profesora emérita Juliana González Valenzuela y a la maestra Valquiria Wey Fagnani.

El premio a académicos de la comunidad internacional se otorgó a Joseph T. Snow, de la Universidad Estatal de Michigan, Estados Unidos, uno de los más destacados investigadores en el ámbito de la literatura medieval hispana.

También se galardonó a Adriana Victoria Puiggrós Lapaco, académica de la Universidad de Buenos Aires, Argentina, cuyos estudios de comunicación y pedagogía han incidido en la vida cultural, social y política, así como en el ámbito educativo de México, Chile y Argentina.

Ante alumnos, académicos de la FFyL, integrantes de los institutos de Investigaciones Históricas y Filológicas, el investigador emérito Miguel León-Portilla compartió algunas de sus experiencias como profesor de la UNAM durante 60 años.

 Recordó que se interesó, primero, en la Facultad de Derecho y después de no pocas dificultades, ingresó a Filosofía en donde inició sus estudios sobre las lenguas indígenas y tuvo alumnas y alumnos notables como Mercedes de la Garza, Beatriz de la Fuente, Alfredo López Austin y Librado Silva Galeano, quienes abrieron nuevas líneas de conocimiento e investigación sobre los pueblos ancestrales.

“Pienso en esas estelas mayas del periodo Epiclásico en donde viene un dios con un bulto cargando a cuestas, y en ese bulto van los destinos de los días y del tiempo, y ese dios al llegar a un punto, le entrega a otro la carga. Nuestra misión en la universidad es ésa: enriquecer una carga y entregársela a otro”, expuso.